Hoy

tercera

El Don Benito, intratable en casa

Christian Beltrán fue protagonista con el tercer gol local. :: e. d.
Christian Beltrán fue protagonista con el tercer gol local. :: e. d.
  • El Calamonte lo intentó, pero los rojiblancos se mantienen invictos en su estadio y remontaron con uno menos

El Don Benito voló ayer sin alas en un partido en el que supo reponerse a las adversidades frente al Calamonte. Con un guion que incluyó un gol tempranero en contra, dos lesionados y una expulsión, los rojiblancos supieron darle al partido un final feliz para ellos, y motivador para un Calamonte que dio la cara, pese a la derrota.

El conjunto visitante salió con intensidad y decisión, y pronto encontrarían recompensa. En el 10, Ñoño se plantó en la línea de fondo y, tras la salida de Sebas Gil, cedió el balón a Vilorta para que rematara solo dentro del área pequeña (0-1).

Los calamonteños habían golpeado primero, pero el Don Benito tenía todo el partido por delante. Sin embargo, se torció aún más el encuentro con la lesión de Ricardo Durán, en el 22, que obligó a dar entrada a Moruno. Con garra, los de Emilio Sosa empezaron el asedio a la portería de Miguel López, que tuvo que emplearse a fondo en un disparo de Abraham Pozo en el 23.

Se sucedían las ocasiones, pero se resistía el empate. Hasta que llegó, cuando más duele, en el 45. Un buen balón de Ruby, lo pinchó con clase Trinidad dentro del área para batir al guardameta calamonteño (1-1).

Empate y noqueo al Calamonte, que se difuminó en la segunda parte. Mientras el Don Benito se conjuró para defender su feudo, comandados por Abraham Pozo. El ariete pacense se dejó caer a banda derecha y no salió de ahí hasta encontrar el gol, que llegó en el 60. Disparo desde la derecha que superó a Miguel López tras rebotar en un jugador del Calamonte (2-1).

La alegría se ensombreció con la expulsión de Moruno, que dejaba al Don Benito con uno menos durante más de veinte minutos. Pero no sólo aguantaron, sino que lograron ampliar la ventaja con una obra de arte del argentino Christian Beltrán, de volea desde la media luna del área para poner el balón en la escuadra, imposible para el portero (3-1).

Pero la felicidad nunca es completa y, una jornada más, el Vicente Sanz se despidió con un penalti en contra en el tiempo añadido. Una pugna aérea entre Gonzalo y Écija en la que el colegiado pitó la pena máxima que transformó Vilorta (3-2). Gol y pitido final para enfado de los calamonteños que se quedaron con ganas de más.

El Calamonte se fue de vacío, y el Don Benito logró una importante victoria, antes de afrontar su duelo frente al líder, el Cacereño.