Hoy

tercera

«No nos podemos relajar más»

«No nos podemos relajar más»
  • Joaqui Flores reconoce que al Badajoz ha podido pasarle factura cierto exceso de confianza

Joaqui Flores vuelve a salir al rescate del Badajoz. El centrocampista pacense ha asumido los galones de líder en los momentos más delicados y frente al Montijo le quitó la presión al equipo con un doblete que permite mirar al futuro con más tranquilidad. Ante el Don Benito y Extremadura B apenas apareció y el conjunto blanquinegro lo acusó con dos partidos decepcionantes que hicieron saltar las alarmas.

Su lesión coincidió con el primer bache de la temporada y su reaparición sirvió de revulsivo para resarcirse de la primera y única derrota en Cáceres con otra goleada al Moralo. «Hay mucha gente importante en el equipo como José Ángel, Joselu, Gabri, Ruano o Álex. Lo importante ahora es que se recuperen los lesionados para estar todos y ayudar al club a cumplir con su objetivo», comenta situándose en un segundo plano el jugador criado en la barriada pacense de Cerro de Reyes.

Joaquín Flores Casado (Badajoz, 1984) es uno de los muchos referentes que tiene una plantilla con sello de Segunda B y diseñada para el ascenso. De ahí que el extremo blanquinegro asuma esta situación como una responsabilidad de un vestuario al que quizás el exceso de confianza le haya podido pasar factura. «No dimos la cara ante el Extremadura B y los jugadores somos los primeros en reconocerlo. El equipo no estuvo a la altura», admite Joaqui. En ese sentido, tiene claras las coordenadas del naufragio en Almendralejo. «El equipo se veía muy superior y cuando sacas pecho pasa lo que nos pasó. Metimos un gol y nos creímos que ya lo teníamos hecho, pero al final nos empataron en el descuento. Aunque también es cierto que la expulsión de Parada nos pudo perjudicar no debe servir de excusa. Ante equipos que se están jugando mucho no te puedes relajar».

Joaqui Flores llegaba este verano al Badajoz después de firmar ocho temporadas en Segunda B y dos ascensos desde que saliera del Cerro de toda su vida en 2006 rumbo a Fuenlabrada y siendo protagonista en sus equipos en estas diez campañas. «Me gustó el proyecto del Badajoz en sus aspiraciones de ser primeros y ascender y por eso acepté el reto de intentar subir con el equipo de mi ciudad». Por su experiencia y trayectoria conoce a la perfección la hoja de ruta marcada para llegar a la división de bronce. «El primer objetivo es quedar primeros. He jugado muchas liguillas y no es lo mismo ser primero que segundo».

Joaqui es consciente de que su equipo necesitaba un cambio de actitud. «No nos podemos relajar. Tener una buena plantilla no asegura los tres puntos. En Tercera nadie te regala nada. El Cacereño sigue sumando de tres en tres, aunque sabemos que hay partidos que no está jugando bien». El Badajoz ya ha dejado escapar dos veces al líder y el jugador pacense cree que ya no se pueden permitir más tropiezos. «No tenemos más crédito. Si se nos va a 9 puntos será difícil cogerlo. Quedan muchas jornadas y vamos a luchar por el primer puesto».