Hoy

Chechu salta por un balón. :: J.V.A.
Chechu salta por un balón. :: J.V.A.

TERCERA

El Badajoz recupera cierta tranquilidad

El triunfo del Badajoz ante el Montijo despeja un poco el temporal por el Nuevo Vivero. La semana de turbulencias vivida en el vestuario blanquinegro provocó la primera crisis de un equipo que empezaba ser cuestionado y que hizo piña para recuperar la confianza del grupo y la de su afición.

No ha sido una semana fácil para el conjunto pacense tras el decepcionante empate en Almendralejo ante el filial del Extremadura. Lo reflejó de forma muy clara Marco Rosa al finalizar el encuentro. «Necesitábamos esta victoria como fuera. Llevábamos una semana bastante jodida». La presión añadida por los últimos tropiezos amenazaban con hacer saltar por los aires un proyecto diseñado para el ascenso, pero el equipo respondió con un triunfo obligado y necesario. El técnico valoró la entereza de sus futbolistas para afrontar un encuentro difícil por la carga extra que acarreaba. «Estoy satisfecho por la tranquilidad que han tenido los jugadores en el campo y contento por el resultado y por el esfuerzo», señalaba Agustín Izquierdo.

En una semana complicada, se añadían las importantes bajas como las del capitán Parada y su goleador Joselu, además de José Ángel. En esas circunstancias tan atípicas, el técnico destacó la actitud de sus pupilos. «Me quedo con el grado de compromiso de los jugadores porque la temporada es larga». Se refería Izquierdo a la entrega de jugadores como Álex Herrera y Chechu, que llegaban a la cita tocados, o como Javichu, recién recuperado, y que forzaron para ayudar al equipo; y la predisposición de Joaqui o Marco Rosa para jugar en otras posiciones menos habituales. En ese sentido, el Badajoz poco a poco va recuperando efectivos como Ruano y Javichu y ya sólo queda pendiente de la reaparición de José Ángel.

Agustín Izquierdo espera recuperar la tranquilidad que necesita el vestuario. «Tenemos que buscar la continuidad y la regularidad que es lo que nos está faltando». La plantilla era consciente de la trascendencia del partido. «Los tres puntos eran vitales», remarcaba Marco Rosa, quien reconocía rendir por debajo de lo esperado. «Sé que puedo dar bastante más, espero tener esa continuidad para coger el nivel que puedo dar».