Hoy

tercera

Joaqui Flores aplaca los ánimos

Joaquí Flores, autor de los goles.
Joaquí Flores, autor de los goles. / J. V. Arnelas
  • El Badajoz vuelve al camino de la victoria ante el Montijo con el exemeritense como bigoleador

Aunque sin despejar todas las dudas, el Badajoz regresó a la senda del triunfo dos empates después con un 3-0 ante el Montijo y Joaqui Flores como máximo estilete. El extremo blanquinegro, sin cambiar de posición, se vistió del sancionado Joselu para anotar los dos primeros tantos locales, muy necesarios por el ambiente de crispación que los últimos resultados han propiciado en el Nuevo Vivero. Marco Rosa, desde los once metros, cerró la goleada ante un equipo montijano que comenzó fuerte pero se fue desvaneciendo conforme más riesgos tomaba.

Agustín Izquierdo solventó las importantes bajas de Parada, Joselu o el propio José Ángel situando una especie de trivote por delante de la zaga, con Rodao como vértice retrasado más Álex Herrera y Rosa por delante. Joaqui Flores ocupaba el extremo diestro y Ruano el zurdo, con Gabri Ortega como hombre más adelantado. El signo del encuentro pudo cambiar prácticamente en el primer minuto si Ruano aprovecha el desconcierto inicial para enviar un balón perdido a la red, pero golpeó mal, algo escorado, por lo que se quedó en un susto para el cuadro rojillo. Poco después lo intentaría por parte visitante Juanpa mediante una falta botada desde la derecha que se fue desviada.

No brillaba el fútbol del Badajoz, tampoco pasaba por ninguna situación comprometida en defensa, pero apenas llegaba con claridad. Eso sí, cuando lo hizo en el 19 desniveló la balanza. Incisiva jugada por un carril diestro al que fue a parar en el intercambio de bandas Ruano y el centro medido y raso de éste lo empuja con precisión quirúrgica un Joaqui Flores que acabaría adueñándose del choque. Llama la atención que en la celebración grupal del tanto todos los futbolistas blanquinegros se fueron a abrazar a su entrenador, todo un síntoma de unión entre vestuario y cuerpo técnico. Gol importante pues quitaba presión a los locales, a quienes su impaciente hinchada ya les estaba solicitando que pusieran en juego esa parte del cuerpo humano masculino que tanto se suele invocar en estos casos.

Al filo del descanso, en el 44, Flores pudo ampliar la ventaja después de un magnífico pase al espacio para una de las muchas galopadas de Gabri Ortega, quien se aproxima a la línea de fondo para tirar de manual y dar un buen pase atrás que el exjugador del Mérida no materializa en el esperado tanto psicológico. Con esa ocasión se llegaba a la pausa. El Badajoz por delante en el electrónico pero por escaso margen y sin despejar las dudas.

Álex Herrera, que era duda y estuvo probándose antes del partido, protagonizó el primer disparo del Badajoz tras la reanudación con un lanzamiento directo de falta que buscó la escuadra y que se fue alto. El Badajoz salió con ganas de lograr el 2-0 que encarrilara definitivamente el compromiso al tiempo que el público criticaba el olvido de Paredes Carrasco hacia algunas infracciones visitantes que pudieron merecer amonestación. Emilio hizo avanzar líneas a sus pupilos y el equipo blanquinegro comenzó a encontrar más huecos y espacios donde lanzar a sus puntas. El más rápido de todos, de nuevo Joaqui Flores, quien aprovecha a la perfección uno de esos pases para anotar el segundo de tiro bajo y cruzado. Curiosamente, tres minutos después fue sustituido por Adri, otro que se podía subir a la moto ante un Montijo más cansado y menos conservador.

Con el viento a favor, al Badajoz se le notó más suelto, demostrando con más seguridad su superior calidad. Los montijanos, por su parte, no encontraban grieta alguna en una zaga local que no cometió imprudencias y siempre estuvo enchufada. Ufi lo intentaría en un bonito gesto de media chilena, pero esa suerte queda reservada casi en exclusiva a los grandes y a un tal Nacho, del Real Madrid. El Badajoz seguía acumulando aproximaciones y en el 87 Marco Rosa firmaría el tercero desde el punto de penalti tras una pena máxima sobre Adri que no tuvo discusión. Con el 3-0 se finiquitaba un encuentro donde los albinegros se reencuentran con la victoria a la espera de empresas más exigentes.