Hoy

Edu Moya, frente al Jerez. :: A. Méndez
Edu Moya, frente al Jerez. :: A. Méndez

tercera

Edu Moya: «Estoy recuperado y hay que ponerse a tope»

  • Cuestionado por su falta de minutos, el veterano lateral desvela que un virus estomacal le ha debilitado físicamente en las últimas semanas

Fue uno de los fichajes mediáticos de la temporada en la Tercera extremeña, pero un virus estomacal del que ultima su recuperación le ha impedido hasta el momento rendir a su mejor nivel en su primera temporada con el Cacereño. «Se lo dije al entrenador y he entrado poco por el tema físico. He estado algo debilitado, pero ya estoy recuperado y hay que ponerse a tope. No quiero medias tintas». Edu Moya (Monesterio, 3 de enero de 1981) es hoy en el vestuario verdiblanco algo más que un hombre con contrastada experiencia en el fútbol profesional. Su personalidad abierta y paternal le convierte en una especie de mentor para muchos de los jugadores con los que comparte equipo, sobre todo para los más jóvenes.

Nunca escondió su afán por quedarse en Huelva otra temporada, pero la ausencia de una oferta del Recreativo le hizo buscar acomodo en su tierra, donde recibió la tentativa del Badajoz, cuando aún esperaba la llamada de los onubenses, y posteriormente la del Cacereño. «Tenía muchas ganas de estar en Extremadura. La opción del Cacereño fue una gran elección».

Edu Moya es de los que piensan que «el futbolista no tiene que ser considerado solo por sus cualidades técnicas, sino que debe reunir otros factores en el ámbito personal. Por eso yo siempre intento transmitir ilusión, buenas vibraciones y dar ejemplo», esgrime al ser cuestionado sobre el compromiso que exhala en las redes sociales al respecto del Cacereño, en particular, y del fútbol extremeño, en general. Y va más allá: «Al final somos todos una gran familia y si nuestros equipos están en la élite será beneficioso para todos», confía.

Para el lateral, el principal valor del actual Cacereño reside en el grupo humano que se ha formado, así como en la capacidad de trabajo: «Conseguir un grupo humano es lo más difícil y, cuando se consigue, todo funciona mejor. Los que menos minutos tienen saben que somos todos importantes. Si ellos se dejaran ir en los entrenamientos, los demás bajarían el pistón. Gracias a todos, el nivel es óptimo».

Para Edu Moya, el buen momento del líder es fruto del «trabajo, la humildad y la honestidad. Somos un equipo muy bien adaptado a la categoría. Podremos tener partidos más o menos vistosos, pero se trata de ser competitivos y de ganar. Hay que ser prácticos, sobre todo en campos en los que es difícil jugar».