Hoy

Dani Pino, del Moralo. :: M. C.
Dani Pino, del Moralo. :: M. C.

Insípido reparto de puntos en Navalmoral

  • Moralo y Fuente de Cantos saldaron un partido intrascendente y sin apenas crear peligro

Partido de más a menos entre dos equipos que fueron acusando el cansancio con el paso de los minutos. Haber disputado la anterior jornada con sólo dos días de descanso condicionó este duelo con escasas llegadas con peligro a las porterías. Una primera mitad entretenida en líneas generales, con buen trato al balón de las dos escuadras, dio paso a una segunda mucho más anodina.

Por su condición de local salió el Moralo en busca de ser el primero en desnivelar el marcador. Se iba a cumplir el segundo minuto cuando un pase desde la derecha de Abraham lo remató de cabeza Barbero a bocajarro, totalmente desmarcado, excesivamente picado. Poco después un voleón de Yoni se marchó alto por poco tras otro servicio desde la derecha, perfil por donde discurrió Chico en velocidad para plantarse delante de Burgui y no ser capaz de superarlo.

Si en ese pletórico primer cuarto de hora del conjunto de Navalmoral se hubieran marcado alguna de esas acciones claras, el encuentro a buen seguro habría resultado otro.

El Fuente de Cantos despertó de su letargo y comenzó a mover el balón con criterio pero sin apenas profundidad. La ocasión más clara que tuvo fue cuando Jesús Toy disparó ligeramente desviado para culminar una contra con su compañero Joserra. El cuadro de Pana siempre lo intentó pero careció de mordiente como para crear peligro sobre el portal de Pedraza, que nunca pasó por verdaderos apuros en todo el choque.

En la segunda mitad el juego decayó un poco más. Retomó el dominio el Moralo y volvió a gozar de un par de oportunidades claras para mover el marcador, pero no estuvo acertado. Yoni tocó mal dentro del área pequeña un centro pasado de Pinilla y entre el portero y un defensor rechazaron encontrándose el balón casi bajo palos.

Al rato un córner lo peinó Edu Martín pero se perdió fuera por poco. Fueron los lances más destacados de un segundo periodo más trabado. A los de Emilio Gil les entraron las prisas y no supieron tener paciencia ante un Fuente de Cantos bien plantado, que a pesar de costarle generar juego ofensivo demostró en Navalmoral que su clasificación es inapropiada.