Hoy

tercera

Moralo y Fuente de Cantos están obligados a sumar

  • En el conjunto de Navalmoral hay tranquilidad después de perder en Cáceres el pasado sábado

No llega a ser un partido de necesitados pero casi. El Moralo se reencuentra con sus aficionados en el primero de los dos encuentros consecutivos que jugará como local con las ganas de retornar al buen juego y los buenos resultados para seguir contando en el tren de cabeza. Por su parte, el Fuente de Cantos después de dos jornadas sin puntuar que han seguido a tres jornadas seguidas en las que sí lo hizo, quiere sumar para salir del descenso.

En el seno del conjunto de Navalmoral hay tranquilidad después de perder en Cáceres el pasado sábado porque no hay motivos para preocuparse dado que los jugadores están en un buen momento. El Moralo quiere resarcirse de esa derrota y tilda a este partido como fundamental «porque de ganar al Fuente de Cantos superaríamos la veintena de puntos y estaríamos ya a mitad del camino de la permanencia», indica su entrenador Emilio Gil, quien asegura que «veo a mis jugadores muy enchufados, con muchas ganas de partido. Debemos salir con las mismas ganas e ilusión que acostumbramos porque aunque estemos casi sin descanso el equipo llegará bien físicamente».

Y es que ningún equipo del grupo ha podido preparar su respectivo compromiso de hoy como quisiera, aunque en ese sentido al Moralo con un plantel corto se le multiplican las inquietudes. De momento está cumpliendo sobradamente y ahora con dos jornadas consecutivas en casa se propone afianzarse en la zona media alta. «Tenemos la obligación de ir a por los tres puntos en cualquier campo, más aún en el nuestro con todos nuestros aficionados que se está enganchando al equipo. Tenemos que dar el cien por cien porque estoy seguro que nos pondrán las cosas difíciles. El Fuente de Cantos es un rival herido pero que tiene jugadores con suficiente capacidad para salir de la situación en la que se encuentra», concluye el técnico.

El equipo de Tentudía acudirá a la cita con el propósito de romper la mala racha de resultados que le han instalado en los últimos puestos. El último cosechado en su propio campo ha hecho mucho daño, pero quiere olvidarlo en esta salida a pesar de las dificultades.