Hoy

Adolfo Muñoz, pensativo en la banda. :: Armando Méndez
Adolfo Muñoz, pensativo en la banda. :: Armando Méndez

El doble discurso de Adolfo

  • Públicamente, el entrenador del Cacereño pone el listón en la cuarta plaza, en privado es más ambicioso

Ni con la victoria en La Isla de Coria, ni frente al Badajoz, ni en el casi inexpugnable Municipal de Deportes de Azuaga. No. El Cacereño tuvo que ganar este domingo en casa al Fuente de Cantos para ver la faceta más vivaracha del entrenador Adolfo Muñoz, al menos en lo que se refiere a la esfera pública.

Quizás por ser uno de esos partidos en los que hay mucho que perder y prácticamente nada que ganar, y con el hándicap de presentarse ante su afición con dos tropiezos consecutivos, el de Pueblonuevo del Guadiana se muestra especialmente satisfecho no solo por el encuentro del pasado domingo, sino a nivel global. Y, entre líneas, pone todo su ímpetu en humanizar a un Cacereño del que, considera, aún no se reconoce el trabajo que está realizando: «Me da la impresión de que cuando jugamos contra un equipo y somos superiores, parece que ese rival es menor. Empatamos en Calamonte y parecía un fracaso total o el fin del mundo, cuando allí jugamos un partido muy serio y con muchas ocasiones».

El técnico considera que su grupo va avanzando con el transcurso de las semanas: «Nos vamos conociendo más. Hay gente que lleva poco tiempo aquí y algunos también han estado lesionados. Hacemos ocasiones y los rivales nos hacen muy pocas. El equipo defiende bien y es solidario».

Como si un pacto de consigo mismo se tratase, Adolfo Muñoz maneja un doble discurso en positivo; uno de mínimos, que gira en torno a quedar entre los cuatro primeros de la tabla, y otro, -impregnado de exigencia, trabajo y humildad- cuyo contenido queda exclusivamente en el vestuario pero en el que se deslizan palabras como líderes o campeones. «Soy muy sincero. Nada más que veo los puntos que tenemos respecto al quinto clasificado, que es el objetivo que nos hemos planteado. Sin embargo, el discurso a los jugadores cuando vengo aquí es totalmente diferente», reconoce.

Con una nueva jornada entre semana, el Cacereño recibirá este sábado (Príncipe Felipe, 16.30 horas) al Moralo para visitar el próximo martes al Plasencia. Una exigencia, critica el técnico, «para la que los jugadores de Tercera no están preparados».