Hoy

tercera

El Díter regala la primera mitad

  • El Azuaga resuelve con cuatro goles en los primeros 40 minutos ante un rival impreciso y se afianza en la tercera plaza

Herido en su orgullo, el Díter Zafra inició el choque con la sensación de que al menos los visitantes tenían que currárselo muy bien para llevarse los tres puntos en liza. Y ese buen inicio local se reflejó en dos acciones. La primera en el minuto 4 en una jugada personal de Víctor Aguinaco que desbarató in extremis el equipo visitante. Y la segunda en el 6 en un durísimo disparo de Ruano que Kiko atajó en dos tiempos.

La respuesta del Azuaga correspondió por parte de Pildo. El exseguedano tuvo una magnífica jugada en el costado izquierdo que murió en las manos del meta Peters. El primer cuarto parecía controlado por los zafrenses, aunque poco a poco la punta de ataque visitante se aproximaba más a los dominios del área de Peters. Y en el único error que tuvo el meta azulino en todo el partido, en un mal despeje, Niko anotaba de fuerte disparo el 0-1. Con todo el partido por delante todavía el Díter no tenía porque venirse abajo pero la mentalidad de la plantilla zafrense, más débil de lo normal, lo aprovechó el Azuaga para liquidar en la primera mitad.

En el 23, Pablo ejecutó un disparo fuerte cruzado que hizo imposible la estirada de Peters para hacer el 0-2. Con el Díter muy tocado, el exsegedano Pildo dio la puntilla al aprovechar un zapatazo de Porriño que se fue al palo y completamente solo en otro error de la defensa local empuja el balón a la red. El Díter no parecía ser capaz de reaccionar. Tuvo algún amago antes del 0-4, pero acabaría llegando en el 40, cuando Sergio Cebada ejecutó con maestría una falta directa. Casi al terminar la primera parte llegaría el gol que mantendría vivo al Díter cuando Isidro se aprovechó un error de Kiko para hacer el 1-4.

La segunda parte salió con el equipo local con mejor actitud, concentración defensiva y más colmillo en ataque, ante un Azuaga que se relajó. En el 58 se abrió un rayo de luz para los locales con un penalti que transformó Ruano cometido sobre Aguinaco. Los segedanos pasaron a dominar con el Azuaga relajado, y las mejores ocasiones fueron locales. Pero no hubo manera de desequilibrar el marcador de nuevo, aunque el partido murió en el área visitante.