Hoy

Reparto de puntos con distintas sensaciones

Abraham, del Moralo, fue uno de los más destacados del partido.
Abraham, del Moralo, fue uno de los más destacados del partido. / M. C.
  • El Azuaga saca un empate en el descuento ante un gran Moralo que se puso 3-1 al filo del descanso

Empate con distinto sabor para Moralo y Azuaga. Al equipo de Navalmoral le supo a derrota después de las buenas sensaciones que dejó sobre el césped, mientras que al de Azuaga le supo a victoria cuando masticaba la derrota. Los tantos rojiblancos en el descuento de la primera y la segunda mitad dictaron una igualada que recompensó escasamente al cuadro local.

Los primeros 45 minutos fueron frenéticos. Excelente ritmo de ambos contendientes, muy verticales buscando el portal contrario con tesón. Quien primero golpeó fue Barbero, que recibió un gran pase a la carrera, controló con el pecho al pisar el área y fusiló a Cuco para el 1-0.

El tempranero gol sirvió a los verdes para tocar con criterio en la zona ancha y montar ataques por ambas bandas, pero los visitantes reaccionaron a balón parado. A la salida de un córner en corto, Sergio Cebada colocó el 1-1 con un centro-chut que se alojó en el fondo de las mallas. A renglón seguido Quique Roldán pudo adelantar a los azuagueños pero desperdició un mano a mano con el guardameta Pedraza, que atajó su tiro raso. También Barbero pudo volver a marcar con un disparo desviado ligeramente. Fue el prólogo a los diez últimos minutos del primer periodo, cuando el Moralo acarició resolver el duelo. Yoni recogió un buen centro al hueco dentro del área, sorteó a Cuco y anotó el 2-1 con clase. Con los de Emilio Gil volcados sobre el área contraria, Abraham recibió por la derecha y cruzó con un fuerte chut para clavar el 3-1. El descanso estaba cerca, pero el Azuaga sacudió de nuevo el marcador a balón parado. Sergio Cebada sorprendió a Pedraza por alto con una falta lejana y dio vida a los preparados por Jesús Cobos con ese 3-2 que abrió el partido de cara a la segunda parte.

Tras el intermedio el juego fue más pausado aunque no perdió intensidad. El Moralo, bien armado, tuvo el choque controlado ante un Azuaga sin encontrar huecos para generar peligro.

Con las fuerzas de unos y otros muy justas, Barbero pudo sentenciarlo en un contragolpe, pero Cuco desvió a córner. Ya en la prolongación, nuevo despiste defensivo local en un pase desde la derecha que Bono, a bocajarro tras un rechace, concedió el 3-3 a su equipo.