Hoy

La Estrella estrena su casillero ante sus vecinos del Díter, que sigue sin ganar ni marcar en casa

  • En una mañana lluviosa, dos equipos necesitados de la victoria disputaron un partido estéticamente poco vistoso pero con emoción hasta el pitido final

Siete temporadas después, Díter y La Estrella se volvían a ver las caras en partido oficial. En una mañana lluviosa, dos equipos necesitados de la victoria disputaron un partido estéticamente poco vistoso pero con emoción hasta el pitido final.

El duelo entre vecinos se saldó con más de lo mismo para el Díter en el Nuevo Estadio y el primer punto para los santeños esta temporada. Y es que el cuadro zafrense sigue sin ganar en casa y sin marcar como local, mientras que el conjunto visitante llegaba como colista y sin puntuar. Precisamente fue el cuadro rojo quien en el minuto 1 tuvo una ocasión que pudo cambiar el sino del partido cuando Luis se quedó solo ante Javi Delgado y su disparo se marchó fuera. Ese susto para la parroquia local espoleó a un Díter que veía como la presión de los delanteros isitatnes dificultaba en ocasiones la salida de balón.

Sin embargo, el cuadro de Álex Martín encontró a partir del minuto 8 al hombre que fue una auténtica pesadilla, Víctor Aguinaco, de sus botas nacieron la mayoría de acciones de ataque de los locales. Una jugada personal por banda izquierda la culminó con un fuerte disparo que se fue al exterior de la red.

El partido parecía que podía romperse en alguna acción individual o a balón parado. En el minuto 27 los visitantes dispusieron de otra oportunidad cuando Rubén de falta directa puso a prueba a Javi Delgado y el meta resolvió con un despeje de puños. La ocasión más clara del Díter en la primera parte fue en el 35 con un medido centro de Vñictor Aguinaco y un cabezazo de Sosa que se estrelló en el larguero.

En la segunda parte el cuadro local salió algo más dominador, con Aguinaco como protagonista en la banda izquierda. Alonso y Mendoza dispusieron de sendos remates en faltas laterales. Pero la última fue la más clara cuando en el 91 Ismael le ganó la partida a Aguinaco tras un remate en el área chica que desbarató el meta visitante.