Hoy

tercera

El Badajoz recoge más brotes verdes

Luismi, capitán de la UP Plasencia, persigue a Álvaro Benítez, del Badajoz. :: PALMA
Luismi, capitán de la UP Plasencia, persigue a Álvaro Benítez, del Badajoz. :: PALMA
  • El equipo pacense se impone en un duelo directo por el segundo puesto y reduce la desventaja sobre el Cacereño

Tras su balsámica victoria frente al Moralo, al Club Deportivo Badajoz le tocaba confirmar su tendencia a domicilio y un estadio tan complicado como el Municipal placentino -que hasta ahora no había cedido ni un solo punto- y ante un rival, la UP Plasencia, que esta temporada sueña en grande y que ante los pacenses se jugaba el segundo puesto. Y sin hacer un excelso partido, el CD Badajoz exhibió hechuras de equipo grande. No mostró fisuras en defensa, controló el tempo del encuentro y tuvo paciencia para saber esperar las ocasiones de gol. En el lado opuesto, quizás por el trabajo de rival, la UPP no fue ni mucho menos el equipo de jornadas anteriores en casa. Se mostró muy nervioso, sin fluidez en el centro del campo, y solo fue capaz de llegar a la meta de Isi Jareño a cuentagotas.

Ambos técnicos introdujeron variantes tácticas en sus onces, pero ninguna de las dos funcionaron. A causa de las molestias de Pedro Gilarte, José Diego Pastelero sacó del eje de la zaga a Borrallo y le situó como escolta de Bugatto en el centro del campo. Por ahí aparecieron resquicios que Julio Rodao y David Parada supieron aprovechar para acelerar y pausar el juego a su antojo. Por su parte, Agustín Izquierdo decidió dar la titularidad por primera vez a Jaume Vidal en punta de lanza. El delantero mallorquín trabajó y entorpeció la salida de balón local, pero no supo sacar partido de la intranquilidad de Marco con el esférico en los pies.

Esta es una pequeña síntesis de lo que fue la primera media hora de juego, ya que las ocasiones en este tramo brillaron por su ausencia. Para ver el primer acercamiento con cierto peligro hubo que esperar al minuto 38, cuando Julio Rodao agarró un balón suelto en la frontal del área y con la derecha dibujó una parábola que se fue lamiendo la escuadra. En el área contraria, casi a continuación, Bugatto fue el que primero lo intentó de disparo lejano.

La ocasión más clara llegó a tres minutos para el descanso, cuando Marco pegó un resbalón, se fue al suelo y entregó el balón a Joaqui Flores. El extremo se entretuvo en el mano a mano y permitió al central corregir su error.

En la segunda mitad, el Plasencia pareció animarse un poquito más. Incluso, gozó de su ocasión más clara en todo el partido a los 19 segundos de juego. José Mari asistió a la incorporación de Dieguito y el gaditano, sin oposición, buscó la escuadra con una parábola que se fue por centímetros.

Por su parte, el Badajoz comenzó a explotar una de las carencias que tiene la UPP, como son las acciones a balón parado. En el 49, tras un saque de esquina, Pozo de cabeza obligó a Manolo a volar para sacar el balón de la portería.

La entrada de Joselu dotó de mayor clarividencia a las acciones de ataque del Badajoz. El de Talarrubias supo jugar entre líneas para asistir a sus compañeros o aprovechar segundas jugadas. Nada más entrar tuvo la primera ante la falta de contundencia placentina en el despeje.

Hubo que esperar al minuto 69, cómo no, tras saque de esquina, para que el equipo pacense se adelantara por fin en el marcador. El córner botado por Joaqui Flores encontró la frente de Gabri, que, en carrera, mandó el balón a la red a pesar de que Manolo llegó a tocar con los guantes (0-1).

Fueron los peores minutos del Plasencia, que se vio superado por banda derecha a través de las incursiones de Joaqui Flores. En el minuto 79, Chechu perdonó el 0-2 cuando estaba solo en el segundo palo.

En la recta final, la UPP se fue hacia arriba y por momentos encerró al Badajoz en su área, pero más por ráfagas que por acciones trenzadas. El Badajoz solventó la papeleta y en una contra acabó por sentenciar en el minuto 85. El disparo cruzado de Joaqui Flores fue desviado por Manolo, pero Álvaro Juanals en carrera no pudo evitar que el balón le golpeara y acabara dentro (0-2).

Un triunfo que permite al Badajoz ascender al segundo puesto y estrechar a cuatro puntos la desventaja sobre el Cacereño. Por su parte, la UPP baja al octavo puesto, pero a solo dos puntos de los playoffs de ascenso. Los próximos partidos ante rivales directos marcarán sus aspiraciones en la presente temporada.