Hoy

Aarón anotó el tercero. :: hoy
Aarón anotó el tercero. :: hoy

tercera

El líder sigue imparable en Azuaga

  • Triunfo cimentado en una solvente primera parte en la que el Cacereño se escapó 0-3 con su habitual pegada

El Cacereño logró una importante victoria en el Municipal de Deportes de Azuaga en un partido en el que se impuso por un contundente 1-3. Fue un triunfo cimentado en una primera parte en la que los visitantes se consiguieron marchar a los vestuarios con una clara ventaja de 0-3 que dejó el choque prácticamente visto para sentencia en el primer periodo. Los visitantes impusieron una tremenda pegada ofensiva, que les llevó a materializar las ocasiones que dispusieron en los primeros cuarenta y cinco minutos y que les otorgó mucha tranquilidad para encarar el resto del partido.

Con estos tres puntos, el equipo dirigido por Adolfo Muñoz se destaca como líder en solitario del Grupo XIV de la Tercera División, siendo además el único equipo que ha logrado pleno de victorias en las siete jornadas que se han disputado hasta el momento en la presente temporada. El Cacereño cuenta con 6 puntos de ventaja con respecto al Coria y 7 sobre el Badajoz, conjuntos que tratan de seguir a duras penas el ritmo que está imponiendo el primer clasificado.

Fue un partido marcado por la enorme efectividad goleadora que mostró el conjunto visitante y que le llevó a encarrilar muy pronto su victoria. En el minuto 9 y en la que fue una de las primeras llegadas al área rival, Pino adelantó a su equipo tras rematar en el interior del área en una jugada en la que el desajuste defensivo local permitió que el jugador foráneo pudiera rematar con mucha comodidad.

El Azuaga trató de reaccionar tras el gol y comenzó a llevar la iniciativa en el juego, sin embargo en el minuto 16 el colegiado decretó un penalti en el interior del área local en una jugada polémica que fue muy protestada por los jugadores locales. Fran Minaya fue el encargado de ejecutar la pena máxima y poner tierra de por medio en el marcador. Y antes de la llegada del descanso, Aarón puso el 0-3 en el marcador, un resultado que se comenzaba a antojar prácticamente definitivo ante un Azuaga que lo intentaba, pero que no tenía las ideas claras en ataque.

Tras el paso por los vestuarios, los locales salieron de nuevo al terreno de juego con la intención de meterle una marcha más al partido y mostrarse más incisivos en ataque. Los de José Ernesto Rivas eran conscientes de que cualquier intento de aferrarse al partido pasaba por marcar un gol muy pronto para tener al menos cierto margen de maniobra. Y lo cierto es que el Azuaga comenzó a llegar con más intensidad hasta los dominios de Juan Francisco. Pildo tuvo varias ocasiones para haber podido acercar a su equipo en el marcador, pero el cuadro local no dispuso de la efectividad mostrada por el líder en los primeros cuarenta y cinco minutos. Poco a poco, el Cacereño le fue metiendo cloroformo al partido, pausando el ritmo y neutralizando la efusividad inicial. En el minuto 67 fue cuando el Azuaga encontró la recompensa al trabajo en ataque realizado a lo largo de todo el partido. Un penalti señalado por el árbitro fue transformado por cebada. Faltaba todavía tiempo, pero pronto se vio que el equipo de Rivas ya no tenía el fuelle necesario como para hacer que peligrara la séptima victoria del Cacereño en lo que va de liga.