Hoy

3ª División

Joaqui Flores muestra el camino

Joaqui Flores trata de irse de Alberto y se mostró como el jugador más desequilibrante del partido. :: CASIMIRO MORENO
Joaqui Flores trata de irse de Alberto y se mostró como el jugador más desequilibrante del partido. :: CASIMIRO MORENO
  • El extremo pacense marca y asiste en los otros tres goles para que el Badajoz recupere sensaciones a base de pegada en un partido cómodo y sin resistencia

El Badajoz se encontró con el partido ideal para despejar dudas y ahuyentar fantasmas. Lo hizo fácil, tirando de pegada y con la sensación de que se guardaba sus cartas ganadoras para otras apuestas de mayor calado. El equipo blanquinegro cimentó el triunfo liderado por un Joaqui Flores muy incisivo y secundado por Álex Herrera todo pulmón y clase en su reconversión como organizador del juego. Goleó a un Moralo que apenas ofreció resistencia y que cavó su propia tumba al no renunciar a ese estilo característico de Emilio Gil. Esa valentía de salir al Nuevo Vivero intentando sacar la pelota jugada desde atrás le costó el partido. El Badajoz sacó a relucir su artillería y no perdonó las concesiones.

Y eso que el Badajoz arrancó algo temeroso. Dejó hacer al Moralo que se animó en ataque y hasta le pegó un susto a las primeras de cambio. A los seis minutos Abraham reavivó la desazón con un tiro que se estrelló en el larguero y que hizo menear la cabeza de descontento a la Tribuna del Nuevo Vivero.

Con ese sobresalto se despertó al Badajoz. Se dio cuenta de que tenía que espabilar rápido si no quería caer otra vez en las mismas redes. Álex Herrera tomó el mando de operaciones y el equipo blanquinegro empezó a pensar con mayor claridad. Puso una marcha más y enseguida se sucedieron las ocasiones. Adri envió alto y Joselu le pegó al lateral de la red tras revolverse dentro del área asistido por Joaqui Flores. El Badajoz merodeaba el gol y llegó de las botas de su jugador más desequilibrante en la tarde de ayer. En un saque de esquina, Álex Herrera, siempre peleón, robó un balón en el área pequeña y la colocó con toda la intención arriba, pero la pelota se estrelló en el larguero. El rechace lo buscó Joaqui Flores para batir a Pedraza. Los blanquinegros se sacudieron sus miedos y aprovecharon sus mejores momentos para rematar a su rival. Sin respiro, Parada recuperó un balón en la frontal del área pacense, conectó con Joaqui Flores en el círculo central y el '7' blanquinegro habilitó a la primera para Álex Herrera nada más verle pasar flechado hacia la portería para marcarse una espectacular galopada de 50 metros hasta el área y colocar el 2-0 en el marcador. Izquierdo parece haber encontrado en la perla pacense el recambio ideal de José Ángel. Es el chico para todo. Lo mismo resuelve un contratiempo en cualquiera de los dos laterales defensivos que en ambos flancos ofensivos o como en estas dos últimas citas de director de orquesta junto a Parada, el guardián blanquinegro. Álex Herrera alumbró a sus compañeros a encontrar los espacios y guió al Badajoz a reencontrarse a sí mismo.

En apenas dos minutos tenía casi resuelto el partido. El Moralo no volvió a inquietar la portería de Isi Jareño. El Badajoz dio la sensación de jugar frenado y cuando quería pegaba un acelerón para poner las cosas en su sitio. Sobre el césped se mostraba superior, eso le bastaba y no permitió ninguna alegría a su rival. Al Moralo le costaba sacar la pelota desde atrás e hilvanar alguna jugada. Aún así seguía fiel a su filosofía y no dejó de intentarlo. Por ahí murieron todas sus esperanzas.

Los blanquinegros seguían buscando la portería verde. Joaqui dinamitó la defensa morala por su izquierda. Todo el peligro circulaba por su carril y en una de sus arrancadas puso un centro preciso a Joselu para que hiciera el tercero de la tarde a diez para el descanso. Incluso, el delantero de Talarrubias se atrevió con una chilena cuatro minutos más tarde que atrapó sin problemas Pedraza.

El Badajoz exhibió su potente pegada en una primera parte que sirvió para reivindicarse. Tenía mucho que demostrar y ofrecer a su afición y los jugadores necesitaban dar un golpe en la mesa después de los últimos tropiezos.

Tras la reanudación, de nuevo Joaqui sacó su bandeja para servir a sus compañeros. Lo agradeció Pozo que se elevó para enganchar un cabezazo impecable y poner el 4-0. Joaqui Flores mostró el camino a seguir al Badajoz.

Con el partido finiquitado, Izquierdo dio descanso a Álex Herrera y Parada, dos de sus piezas claves en el once para evitar males mayores. No es cuestión de arriesgar teniendo a José Ángel entre algodones y dio oxígeno al equipo dando entrada a Marco Rosa y Julio Rodao. Emilio Gil también trató de amortiguar la caída y buscó mayor frescura con Ayuso y Gochi.

El partido le salió redondo al Badajoz hasta el punto que posibilitó el lucimiento de Isi Jareño sin que apenas hubiera recibido un tiro a puerta. Fue en un penalti pitado a Álvaro Benítez por una mano en caída al tratar de defender un centro visitante. Yoni se encargó de tratar de hacer el tanto del honor, pero Isi Jareño le adivinó la intención para llevarse también su momento de gloria en un encuentro sin complicaciones.

Entre tanto Joaqui seguía a lo suyo y pudo aumentar su cuenta particular con un lanzamiento que se marchó alto por poco. Jaume Vidal, que acaba de salir por un Gabri menos participativo esta vez, también pudo redondear la goleada en un mano a mano que le ganó Pedraza y en el que no vio a su compañero Joselu solo a su derecha con la caña preparada.

Ahí se acabó un partido revitalizante para el Badajoz y que le devuelve a las posiciones de privilegio.