Hoy

tercera

A recuperar el terreno perdido

El Badajoz necesita recuperar sus buenas sensaciones. :: J. V. ARNELAS
El Badajoz necesita recuperar sus buenas sensaciones. :: J. V. ARNELAS
  • El Badajoz busca la reacción ante un Moralo que visita el Nuevo Vivero sin conocer la derrota fuera de casa y dispuesto a hurgar en la herida blanquinegra

El Nuevo Vivero toca a rebato ante el peligro de verse descolgado del liderato a las primeras de cambio. El equipo blanquinegro necesita recuperar el terreno perdido con la cabeza. Los siete puntos que le separan del Cacereño obligan a los pacenses a una presión añadida que ya de por sí cargaba sobre su mochila por las grandes expectativas puestas en este nuevo proyecto. La ansiedad es en estas circunstancias también otro de los factores que se puede encontrar como aliado del contrario. No se puede permitir más fallos y menos tropezar otra vez en casa como sucediera hace cuatro semanas ante el Azuaga.

Agustín Izquierdo trata de aislar a su plantilla y quitar trascendencia a la importante brecha abierta cuando apenas se han disputado seis jornadas. «Siempre que cosechas una derrota no es agradable. El vestuario está dolido, pero no podemos dejar que nos afecte una derrota ni tampoco sacar pecho por una victoria», expone. En ese sentido, el técnico blanquinegro confía en la capacidad de sus jugadores para sobreponerse a los golpes. «El equipo es fuerte en el aspecto psicológico», subraya. Izquierdo espera que su equipo se reencuentre con sus mejores sensaciones como hace quince días frente al Calamonte.

El Badajoz emprende su particular escalada hacia la cima ante un Moralo que aún no conoce la derrota fuera de casa con un empate en la jornada inaugural en Olivenza (2-2) y dos victorias en Arroyo (0-1) y Pueblonuevo (0-2). El conjunto de Emi lio Gil no será un rival fácil para iniciar la reacción. Tampoco por las continuas bajas que se acumulan en el bando blanquinegro. Izquierdo no podrá contar con los lesionados José Ángel, Paco Borrego, Ruano ni Javichu, mientras que Rodao lleva entrenándose toda la semana con molestias. «Con tener un once me conformo», sostiene con confianza el preparador del Badajoz.

El equipo de Navalmoral acude a la cita con muchas ganas e ilusión de continuar con la buena racha fuera de casa, donde aún no conoce la derrota. «Sabemos que será difícil, pero trataremos de estar ordenados para intentar sorprenderlos. Llegamos al partido con la moral alta por cómo nos están saliendo las cosas y por jugar en uno de los mejores campos de la categoría», señala el técnico Emilio Gil.

Los verdes prevén un choque intenso, lo que les obliga a estar en alerta en todo momento y minimizar los errores. «Cualquier despiste ante un rival de la entidad del Badajoz te puede costar muy caro. Por lógica llevará el control pero nosotros tendremos que ser fuertes no sólo atrás sino también adelante, sin perder la cara al partido en ningún momento», avisa el entrenador moralo.

A medida que transcurre el campeonato el Moralo va creciendo como equipo, con jugadores jóvenes que se están adaptando. Por el momento están con mucha confianza porque los resultados les están premiando, sobre todo lejos de Navalmoral. «Quizás fuera juguemos más tranquilos, con menos presión, sintiéndonos cómodos sin balón, ya que tenemos jugadores dinámicos arriba que pueden decidir», reconoce Emilio Gil, que añade que no le preocupa la situación del Badajoz en estos momentos «ya que tarde o temprano saldrá hacia arriba y peleará por el título, no tengo ninguna duda. Faltan todavía muchos puntos por disputarse y la liga dará muchas vueltas».

Y es que los del Campo Arañuelo admiten que actualmente la situación es la que es, que el encuentro se plantearía igual si los pacenses no estuvieran empatados a puntos con ellos y gozaran de una posición más acorde a su potencial. «Un equipo con tanta clase como éste es igual de peligroso yendo sobrado en la clasificación que necesitando sumar de tres en tres para recuperar el terreno perdido», sentencia el míster visitante.