Hoy

TERCERA

Nando Copete: «Necesitaba este gol para volver a ser el de antes»

Nando Copete intenta un regate ante el Arroyo.
Nando Copete intenta un regate ante el Arroyo. / Jorge Rey
  • Tras pasar varias semanas difíciles por la reciente muerte de su padre, el delantero del Cacereño confía en recuperar las sensaciones perdidas

El fútbol también puede ser una buena terapia de choque para afrontar los golpes que da la vida. Lo sabe bien Nando Copete (Almendralejo, 9 de abril de 1992). El delantero del Cacereño, quien perdió a su padre a finales del pasado mes de agosto, se ha agarrado a su pasión para rendirle el mejor de los homenajes y el pasado domingo, después de algunas semanas intentando reencontrarse a sí mismo sobre los terrenos de juego, consiguió algo más que un gol contra el Badajoz, «un chute de moral en lo deportivo y en lo anímico», tal y como reconoce a este diario tras estrenarse ante su exquipo.

«Desde que le detectaron cáncer el pasado mes de enero, él solo salía de casa para ir al médico y para verme jugar. Así que cuando sales al campo y no lo ves se hace difícil y no te sientes a gusto sobre el terreno de juego. Ya el día de La Estrella en Los Santos de Maimona comencé a sentirme mejor. Necesitaba este gol para para volver a ser el de antes», analiza sobre su situación de las últimas semanas.

Copete destaca que desde su llegada al Príncipe Felipe se ha sentido arropado en todo momento: «Cuando llegué aquí, mi padre ya estaba enfermo y he tenido apoyo en todo momento. Los compañeros saben que no es una situación fácil».

En lo estrictamente deportivo, una vez el almendralejense ha conseguido quitarse la presión del primer gol, Nando Copete celebra el buen momento por el que pasa su equipo, sobre todo después del triunfo ante el Badajoz: «Nos metieron cinco en Copa Federación y les teníamos mucho respeto, pero sabíamos que si hacíamos las cosas bien ganaríamos. Y así fue. El vestuario es consciente de que hay que estar concentrados durante los 90 minutos para ganar los duelos individuales. Eso se hace cuando te pones el mono de trabajo. Así siempre seremos difíciles de batir», considera.

La receta de Adolfo

Al margen de las aptitudes de cada integrante de la plantilla, según explica Copete, la receta del entrenador Adolfo Muñoz se basa en «la humildad y el trabajo. La clave es que después de cada entrenamiento y de cada partido miremos al compañero en el vestuario y no nos tengamos que reprochar nada».

La próxima prueba de nivel para el líder será este domingo en Azuaga frente al segundo clasificado (Municipal de Deportes, 12.30 horas). «Es un campo complicado donde la gente aprieta mucho. Aunque vayas ganando, tienen la capacidad de darle la vuelta a un partido en dos minutos. A mí ya me pasó con el Extremadura», alerta. El delantero verde destaca de entre las filas blanquirrojas a hombres como Quique Roldán. Con cinco goles en su haber, el atacante del Azuaga es hasta el momento el segundo máximo artillero de la categoría, tan solo superado por Luismi, del Plasencia, con seis.

Precisamente, el partido de Azuaga le servirá al portero Juanfran para debutar con la camiseta del Cacereño ante su exequipo debido a la expulsión del meta Camacho en la última jornada. Un partido para el que también estará Kevin, una vez Adolfo Muñoz reconociese haber jugado al despiste la semana previa al partido frente al Badajoz, en el que finalmente no fue convocado.