Hoy

tercera

El Azuaga remató mejor y ya es segundo

Berna, muy destacado ayer, trata de irse de Isaac . :: DELGADO
Berna, muy destacado ayer, trata de irse de Isaac . :: DELGADO
  • Los hombres de Cobos supieron aprovechar las oportunidades en un buen encuentro de ambos conjuntos

Arranca el encuentro. Saque de centro. Balón para Pablo Mogollón que entra por la izquierda. Centro y gol de Kike Roldán. En 30 segundos el Azuaga ya iba por delante en el marcador y el primer hombre del club blanco en tocar el balón fue Miguel López para sacarlo de dentro de la portería. Tocaba remar a contracorriente. El Azuaga tuvo el dominio del balón los primeros minutos del encuentro hasta que el club local se acomodó. Poco a poco se fue quitando la presión y tras un saque de esquina de los visitantes, un pase de Vilorta de treinta metros lo recoge Berna, que supera al central, deja el balón atrás para Carrasco que remata alto. Ese fue el punto de inflexión en el dominio del juego. A partir de ese momento, el balón cambió de dueño. Comenzó a funcionar un centro del campo que echó de menos a Alvarito. Pero Berna, uno de los más destacados, sirvió de enganche con Carrasco, que tuvo que bailar con la más fea en forma de central. El gol de los locales llegaría tras un revuelo en el área. Vilo logra pasar el esférico entre la maraña de piernas para Écija, que coloca suave hacia la derecha de la meta defendida por Carlos y Saul, sumado al ataque, hace el empate, que parecía presagiar la remontada.

La primera parte se siguió jugando en el centro del campo. El duelo Juanfe-Juanan acabó en un abrazo y una tremenda ovación de la grada 'al muchacho de Talavera', el 14 azuagueño, uno de los mejores mediocentros de la categoría y pilar de los de Cobos. Junto a Juanan, destacó Luisito, un auténtico puñal por la banda izquierda. Y cómo no, Kike Roldán, que hizo su séptima diana en el arranque liguero.

La segunda mitad comenzó de nuevo con dominio visitante hasta que los blancos volvieron a hacerse con el esférico. Poco a poco, los de Cobos fueron subiendo líneas, aumentando la presión e incomodando la salida del esférico. Fruto de ello, y ya en el tramo final, llegó el robo de un balón en la medular que Pildo alojó en el fondo de la portería blanca. Y el Calamonte ya no supo reaccionar ante un Azuaga que llegó tres veces en todo el encuentro y metió dos. Paralelamente, el partido se perdió entre amarillas con un árbitro al que el encuentro le vino grande y estuvo peor auxiliado en las bandas. No expulsó a Antonio Carlos, el central azuagueño, tras agresión sin balón y expulsó a Villegas por una entrada con balón en el centro del campo. El Azuaga, con la victoria, se sitúa segundo para recibir al Cacereño y los blancos visitarán Jerez.