Hoy

Duelo inédito con aroma a clásico

El cacereño Gaspar, en las filas del Badajoz, perseguido por Palero, del Cacereño, en la temporada 2011-12 en Segunda B. :: LORENZO CORDERO
El cacereño Gaspar, en las filas del Badajoz, perseguido por Palero, del Cacereño, en la temporada 2011-12 en Segunda B. :: LORENZO CORDERO
  • El Cacereño recibe al Badajoz con el reto de distanciar a los de Agustín Izquierdo y de resarcirse de la final de Copa Federación

Nunca un partido inédito tuvo tanto aroma a clásico. Desde su refundación el 13 de julio de 2012, el Club Deportivo Badajoz brindará hoy (12.00 horas) su primera visita al Príncipe Felipe. Aquí, lo inédito. Por su parte, nadie pone en tela de juicio que la entidad pacense es la legítima heredera de una historia más que centenaria con decenas de enfrentamientos regionales frente al Cacereño a sus espaldas. Aquí, lo clásico. Y es que hace 30 años no había mayor rivalidad deportiva en el fútbol extremeño entre dos clubes que por afición y tradición pedían a gritos reencontrarse en una categoría superior a la Tercera.

En la capital cacereña aún escuece la 'manita' que los de Agustín Izquierdo endosaron al conjunto verdiblanco en la final de Copa Federación el pasado 8 de septiembre en Don Benito, aunque para el entrenador Adolfo Muñoz ya es algo a lo que no se puede ni se debe volver: «Le dimos la importancia que tenía en su momento, pero esa semana supimos sobreponernos bien, teniendo en cuenta que el siguiente domingo teníamos que visitar un campo difícil como La Isla de Coria». Cual zahorí capaz de encontrar agua en el más seco de los parajes, Adolfo Muñoz guarda algo positivo de aquella noche. Un concepto tan intangible como necesario en el trabajo de equipo; el compromiso. «Cuando entré al vestuario y vi esas caras, supe que los jugadores estaban realmente comprometidos». Agustín Izquierdo quita importancia a aquella contundente victoria, consciente de que la visita al Príncipe Felipe en liga es otra historia. «Éste es un partido diferente al de Copa. Ahora nos conocemos un poco más, pero ya está. Es poco probable que se den dos partidos iguales».

Algo más de tres semanas después, el Cacereño es hoy líder en solitario y tendrá en el horizonte más próximo la misión de recompensar a su público en un partido que, en el caso de una hipotética victoria local, dejaría al Badajoz a siete puntos del liderato en esta sexta jornada liguera. El técnico blanquinegro no cree que el Badajoz se juegue más en este encuentro por llegar a la cita algo descolgado. «Nos jugamos los dos lo mismo. Si faltaran dos o tres jornadas a lo mejor, pero a estas alturas no es tan trascendetal. Es más importante por lo que siempre significan los Cacereño-Badajoz, pero para nosotros es tan importante como el de la semana que viene».

Para tal empresa, el cuerpo técnico del Cacereño no tendrá que lamentar ausencias. La evolución del delantero argentino Kevin Levis ha seguido su curso natural durante la semana y podrá entrar en la convocatoria. Una lista en la que también podrían ser incluidos Pucho, el último en llegar, y Edu Moya. En el caso de que el técnico local otorgase la titularidad al veterano lateral derecho, Carlos García pasaría a asumir funciones de extremo.

El Badajoz, por su parte, espera que la primera ausencia de José Ángel en el once no afecte al equipo. «Está claro que José Ángel es un jugador muy importante para nosotros, pero esta plantilla está hecha para que las bajas no se noten. Tenemos 19 jugadores para competir siempre bien juegue quien juegue», admite Agustín Izquierdo, quien además cuenta con varios jugadores con molestias y que hasta el último momento serán duda. El que sí estará seguro es Joaqui Flores, ya recuperado de su lesión en el tobillo y que vuelve a la convocatoria tras perderse los partidos de Jerez y Calamonte. «Joaqui está para competir, ha entrenado esta semana con el grupo», apunta el preparador blanquinegro.

Pese a que el Cacereño es el único equipo de categoría nacional que ha vencido en todos sus encuentros sin recibir ni un solo gol, la sensación generalizada es que aún queda la asignatura pendiente de practicar un fútbol algo más elaborado como local. Precisamente, para ganar enteros en la posesión y en la capacidad de pase se ha fichado a Pucho. «Algo estarán haciendo bien para que en estos cinco partidos no hayan encajado ningún gol», avisa Izquierdo sobre el rendimiento de su rival.

Con dos plantillas diseñadas para estar en lo más alto, Muñoz es consciente de la dificultad que entraña el choque frente al Badajoz. «Ellos conceden muy pocas ocasiones de gol a su rival y arriba tienen a jugadores que pueden decidir un partido, pero nosotros también los tenemos y en defensa estamos muy bien», asegura. Cacereño y Badajoz están llamados a disputarse el título de Tercera y dado el potencial de sus plantillas parece que los duelos en el Príncipe Felipe y Nuevo Vivero puedan dictar sentencia, aunque para Agustín Izquierdo aún es pronto para hacer este tipo de valoraciones. «Quedan muchos puntos todavía, aunque estos enfrentamientos directos son importantes no podría decir si van a ser definitivos para la clasificación final». El entrenador confía en que su equipo ofrezca su mejor versión tras sobreponerse a los dos empates. «Ante el Calamonte tuvimos continuidad en el juego los 90 minutos completos. Nos faltaba tener esa regularidad y lo conseguimos. Es un proceso que lleva su tiempo, pero vamos a intentar acortarlo».

El Cacereño y el Badajoz vuelven a reencontrarse como hace 30 años. De nuevo con los dos como los principales aspirantes al título de la Tercera extremeña. Entonces, en la 86-87, este clásico llegaba en similares condiciones, con una ligera ventaja para los verdiblancos que acabó llevándose el campeonato, aunque ambos culminaron una brillante temporada con el ascenso. El último enfrentamiento entre ambos fue en la 2011-12 en Segunda B. En Tercera habría que remontarse a la 2008-09 y el Cacereño de Alcázar acabó segundo y dando el salto a la categoría de bronce. El pacense Álex Herrera revivirá esos duelos tras estar en los dos anteriores. Ahora buscan el trono que les devuelva a Segunda B por la vía rápida.