Hoy

tercera

Ruano se viste de salvador

Chechu celebra el primer tanto del encuentro ante la alegría de sus compañeros. :: josé vicente arnelas
Chechu celebra el primer tanto del encuentro ante la alegría de sus compañeros. :: josé vicente arnelas
  • El de Usagre marca un gol y regala otro en la victoria del Badajoz ante un débil Calamonte

Se esperaba un partido vibrante y fue un partido vibrante. Badajoz y Calamonte se enfrentaban en el Nuevo Vivero con los mismos objetivos en juego. El gran inicio de campaña calamonteño, que no había recibido ningún tanto en las cuatro primeras jornadas, hacía que estuvieran por encima de los pacenses en la clasificación y con opciones de sacar un resultado positivo en la visita a su estadio. El partido se le puso de cara a los locales desde los primeros compases.

El Badajoz salió a por el encuentro desde el saque inicial que él mismo puso en marcha. En la primera jugada, cuando tan solo transcurrían unos segundos, Joselu empujaba el balón a la red, pero el colegiado decretó fuera de juego y el tanto no subió al marcador. El empuje inicial no le sirvió a los de Izquierdo para anotarse la primera diana, pero sí para meter miedo al competitivo rival. Tanto es así, que dos minutos más tarde sí que logró adelantarse. Buena jugada de todo el equipo en ataque. El primer disparo local era rechazado, pero el cuero le quedaba en el pico derecho del área a Chechu -titular por primera vez en liga tras superar su lesión- para enganchar un enorme zapatazo de primeras y marcar el primer gol. 1-0 y ansiedad fuera en tan solo tres minutos.

La primera mitad fue un auténtico monólogo blanquinegro. Las ocasiones no dejaban de sucederse hacia la portería que defendía Miguel López. José Ángel la tuvo tras adentrarse en el área desde el lado derecho. El 'torero' se sacaba el disparo pero sin suerte. Otro que volvía al once era Adri. El menudo extremo pacense intervino en el primer periodo menos que en otras ocasiones. A pesar de ello, aprovechó un balón que quedaba suelto dentro del área tras un saque de esquina que se botó desde el lado derecho. Parada también gozó de una doble oportunidad para hacer el segundo. La primera fue en un disparo desde dentro del área que el guardameta tuvo que enviar a córner. La segunda fue en una falta sacada por José Ángel que no acertó a golpear bien. La pelota se marchó rozando el palo.

En los últimos minutos de la primera mitad, Ruano cogía el cuero en el costado derecho del ataque local. Se iba hacia el centro para hacer un quiebro a su defensor y volverse al lado diestro. Miró a portería y clavó el balón en la escuadra con la pierna derecha. 2-0 y José Ángel se iba al vestuario lesionado con un esguince de grado 2 en la rodilla. Joselu de cabeza pudo hacer el tercero antes del descanso.

Arreón del Calamonte

A la vuelta de vestuarios era el conjunto visitante el que comenzaba más enchufado. Al Badajoz se le veía mucho más relajado sobre el césped y lo acabó pagando. En un saque de esquina desde la izquierda, Nico salió mal y no acertó a hacerse con el cuero. Carrasco estaba preparado para empujar el balón al fondo de la portería. Los visitantes lograban así meterse de nuevo en el partido. Una nueva ocasión de gol para el local Joselu que paraba López y un gol del visitante Álvaro anulado por fuera de juego protagonizaron los minutos siguientes. Al Badajoz todavía le quedaba un tanto que celebrar. Una vez más, Ruano sacó su magia por la banda derecha hasta colarse en el área pegado a la línea de fondo. El de Usagre le dejó la pelota en bandeja a Marco Rosa para que éste hiciera el tercero. Ya en el descuento, Gabri empujó a gol el cuero desde dentro de dicho área tras otra nueva jugada creada por la banda derecha.

Tras los últimos dos empates, los blanquinegros vuelven a ganar ante un rival complicado pero que no inquietó apenas a los locales. La próxima semana, el Badajoz tiene que disputar uno de los duelos más difíciles de la campaña en el Príncipe Felipe de Cáceres, mientras que los calamonteños recibirán a un Azuaga que le iguala a puntos en la clasificación.