Hoy

tercera

Golazo de Germán para seguir en la nobleza

  • En un partido de tú a tú entre dos cuadros del pelotón de cabeza, el cuadro de Domingo Suero logró un valioso y laborioso triunfo que le sitúa a tiro de piedra del líder Cacereño

En un partido de tú a tú entre dos cuadros del pelotón de cabeza, el cuadro de Emilio Sosa logró un valioso y laborioso triunfo que le sitúa a tiro de piedra del líder Cacereño. En el saludo inicial el cuadro calabazón fue el primero -y prácticamente el único- en exponer algo sobre el césped y firmaba la primera de sus ocasiones. Javi Asensio se hacía con la bola en la frontal del área y su disparo era repelido por la zaga verdiblanca a un saque desde la esquina a los cuatro minutos. Era el turno del killer del área, Miguel Ángel, que encañonaba a Javi pero sin fruto. Y del Valdivia un centro chut de Anxo que se perdía en la nada.

Hasta ese momento el fútbol, no mucho la verdad, tenía color rojiblanco. El ariete Miguel Ángel volvía a intentarlo pero su testarazo se iba al cielo (min. 18). Avanzaba el duelo y un patadón de Anxo a Pozo daba la opción a Pozo de conectar con el ariete pero le faltaron centímetros para rematar. El cuadro valviense seguía atrás, metido en su caparazón y aguantando el vendaval. Y el caudal de ocasiones rojiblancas se sucedía, multiplicaba. pero sin éxito. Pozo lo intentaba metiéndose hasta los fogones pero su centro no hallaba destinatario. Miguel Ángel seguía su colección de disparos sin rédito y el tiempo se consumía. Patri probaba fortuna desde la frontal en el 38 y Moraga sobre la campana desde la divisoria intentaba sorprender a un Sebas Gil que apenas tuvo trabajo en toda la primera entrega.

El reencuentro con la hierba dibujó otro torrente de ocasiones en la segunda mitad. El primero en esbozar sus intenciones fue Javi Asensio, pero su testarazo flojo y desviado no pasó a mayores. Poco después un tiro de Loren flojo, una interesante internada de Moraga y un remate lejano de Borja dieron algo de árnica al ánimo visitante pero fue un espejismo. Cuando nadie se lo esperaba, llegó Germán, levantó los ojos 50 metros al frente, vio que Javi estaba adelantado de su meta dos metros, para lanzar un proyectil desde la línea divisoria que se comió con todas las costuras y las consecuencias Javi.

El Valdivia lo intentó con el cordobés Ángel Ordóñez, que nada más entrar puso el 'uy' en la grada con un remate. Los últimos minutos brillaron por la tosquedad y tensión y fruto de ello Mauro tuvo que decir adiós por una dura entrada a un jugador rojiblanco. No había tiempo para más, el Valdivia se agarraba a un clavo ardiendo pero lo único que consiguió fue chamuscarse del todo con el segundo gol en el descuento obra de Pozo.