Hoy

tercera

El Cacereño exhala tanta solvencia como poco fútbol

Aarón, que ayer hizo doblete ante el Pueblonuevo, es felicitado por sus compañeros. :: A. Méndez
Aarón, que ayer hizo doblete ante el Pueblonuevo, es felicitado por sus compañeros. :: A. Méndez
  • La astucia a balón parado de los verdes encarriló la victoria ante un Pueblonuevo con oficio pero sin suficiencia

El Cacereño vence, sí, pero aún no convence en demasía. No solo a ojos de la exigente parroquia verde, sino también a juicio del propio técnico Adolfo Muñoz, quien clama en pro de un fútbol más vistoso, el mismo que aún no ha conseguido hilar el Cacereño de manera continuada. En un nuevo ejercicio de tanta solvencia como poco fútbol, el Cacereño se deshizo ayer sin apuros (3-0) de un Pueblonuevo que pagó su falta de picardía en las acciones a balón parado, las que aprovechó el polivalente Aarón, ayer en el papel de atacante, para encarrilar el encuentro en la primera parte.

Sin su goleador Kevin por lesión, el entrenador local decidió reservar de inicio a Martins para dar salida al extremo Cristian Carracedo, quien dejó detalles de gran calidad con su verticalidad, su facilidad para el uno contra uno y su visión de juego buscando los espacios para asistir a sus compañeros. Fue quizás, la nota positiva de un partido que comenzó dominando el Cacereño con dos acercamientos de Santi Polo. El veterano lateral está en un buen momento de forma y hasta el momento es uno de los principales valedores de este Cacereño.

Las dos primeras ocasiones relativamente claras para los verdes llegaron en el minuto 11 con un cabezazo de Aarón y dos minutos más tarde con una buena jugada individual de Carracedo, aunque el cancerbero Beto estuvo atento para despejar su disparo.

Por parte visitante, era el veterano y talentoso Gabri el que mostraba más predisposición en labores ofensivas, aunque no estuvo bien amparado por sus compañeros en varias de sus propuestas.

Fue en el minuto 22 cuando el Cacereño abrió la lata gracias a un córner botado por Copete con el posterior remate de cabeza de Aarón. El Pueblonuevo, por su parte, no mostraba suficiencia como para amedrentar al Cacereño y solo a tirones conseguía ocasiones relativas, como con un disparo lejano de Juampe a los 33 minutos.

En los últimos minutos de la primera parte el Cacereño puso una marcha más y Copete, tras centro de Carlos García, así como Asiel, a la salida de un córner, ya avisaron de lo que estaba por venir. En una jugada de pizarra que no salió bien en primera instancia, Aarón cazó el balón dentro del área para fusilar a Beto con pierna derecha justo antes del descanso.

Tras la reanudación, el Pueblonuevo dio un infructuoso paso hacia adelante ante un Cacereño dosificador y que incluso recurrió al patadón en alguna acción puntual pitada por el graderío, justo cuando Adolfo Muñoz decidió dar entrada a Martins. El senegalés y Pino, que también entró ya avanzado el segundo acto, protagonizaron claras ocasiones, con un cabezado al larguero incluido. Todo mediante jugadas aisladas en medio de un juego trabajo.

En el minuto 74 el Pueblonuevo se quedó con diez al ver su capitán Campos la segunda amarilla. Una expulsión más que buscada y que bien podría haber merecido en algunas acciones previas. A partir de ahí, el equipo pacense bajó los brazos y Carlos García aprovechó en jugada individual la pasividad defensiva visitante para hacer el tercero en el 85. Ya sin recambios disponibles, el Cacereño también acabó con diez al retirarse Aarón debido a unas molestias que no revisten mayor gravedad.