Hoy

Aarón niega un aumento de presión. :: A. Méndez
Aarón niega un aumento de presión. :: A. Méndez

tercera

Aarón: «Corregir errores nos hará más fuertes, no más débiles»

  • El capitán del Cacereño hace autocrítica y pasa página tras la «dolorosa derrota» frente al Badajoz en la final de Copa Federación

El de ayer no fue un día fácil en el vestuario del Cacereño. Si encajar una goleada no es plato de buen gusto para ningún futbolista, menos aún es hacerlo frente al eterno rival y con el trasfondo de un título oficial en juego, como lo era el de la fase regional de la Copa Federación. «Cada uno se tiene que mirar a sí mismo y tiene que tener el orgullo dolido con esta derrota. Un 5-0 contra el Badajoz es doloroso, pero corregir los errores que tuvimos, sobre todo en acciones a balón parado, nos hará más fuertes, no más débiles», analizaba ayer para este diario Aarón Fernández, el capitán del Cacereño.

El polivalente jugador verde considera que existió igualdad en el juego hasta la expulsión de Asiel: «Cuando fuimos once contra once era un partido igualado. La expulsión fue clave y aguantar tanto tiempo es difícil. Con el 2-0 perdimos el rumbo», sostiene. Aarón se muestra especialmente dolido con las acciones a balón parado: «Son responsabilidad de cada jugador. Eso no puede ser. El balón parado es muy importante y hay que saber defenderlo bien».

Como voz autorizada en el vestuario verde, Aarón aboga por pasar página: «El fútbol es el mañana, no el ayer, y hay que pensar en el domingo. Está claro que a todos nos hubiese gustado ganar al Badajoz, pero ha sido un partido importante, no vital. Nuestra verdadera liga es el domingo con otra final y tenemos que seguir en Coria la racha de las dos primeras jornadas».

Tras el varapalo del Vicente Sanz, ¿hay ahora más presión en el vestuario que hace unos días para afrontar el partido de La Isla? El capitán del Cacereño niega la mayor: «No. La temporada se ha empezado bien. El equipo es fuerte y somos gente con experiencia. Sabemos que todo depende de lo que hagamos los jugadores y tenemos que darlo todo por el club y la camiseta. Ellos muerden físicamente y nosotros tendremos que estar a la altura o más en la presión y en los balones divididos. Es lo que estamos trabajando con el míster», concluye.