Hoy

TERCERA

«¡Míster! ¿subo, subo?»

Pedraza acaparó la atención tras protagonizar el gol de la jornada.
Pedraza acaparó la atención tras protagonizar el gol de la jornada. / M.C.
  • Pedraza, portero del Moralo, se convirtió en el protagonista de la jornada en la Tercera extremeña con su gol que dio un punto a su equipo en el descuento

Minuto noventa cumplido. Córner a favor del Moralo. Expira el partido y con él, las esperanzas de los del Campo Arañuelo por sacar algo positivo en su partido frente al Amanecer, que ganaba por 0-1. En el lado opuesto de donde se va a producir el lanzamiento, el guardameta Diego Pedraza pide permiso a su entrenador, Emilio Gil, para subir a rematar. El míster le pide tranquilidad, hay cinco minutos de prolongación.

El córner queda en nada y las prisas afloran en el Moralo que vuelve a ver merodear el cuero cerca de su portería. Cada vez cuesta más subirlo arriba pero se intenta. En una jugada no exenta de polémica (los visitantes pedían saque de puerta), nuevo lanzamiento de esquina para los de Navalmoral. Se repite la estrategia (por si cuela) de Diego Pedraza: «¡Emilio! ¿Subo?». «¡Sube, sube!», le respondía el técnico con ya poco o nada que perder.

Cabalgando sobre sus casi 190 centímetros se recorre el campo de punta a punta. Yoni fija el balón en la esquina mientras le ve llegar. Demora el saque. Una torre se aproxima. Pisa área grande, toma posición, mientras Pedraza no pierde pasos en su carrera. Balón arriba que parecía medido a su cabeza, cual si de Xavi y Puyol se tratase en aquel gol famoso a Alemania. No vio rivales ni amigos, arrasó con todo. Delirio en las gradas. Testarazo de los que marcan época para 'empotrar' (sí, lo clavó en las redes) el balón en la meta de Miguel, que hasta el momento había parado todo. Golazo.

No se lo cree. Salta, se abraza a sus compañeros, el público jalea al nuevo héroe. Corre a su portería, el partido aún no ha acabado y anima a sus compañeros a culminar una remontada total que no pudo llegar a producirse. Así y todo el sabor para Diego, sus compañeros y su público fue dulce, muy dulce.

Vino desde Talavera para hacerse un hueco repleto de una humildad casi insultante. Se ganó la titularidad con méritos más que suficientes. Ahora, cariñosamente, bromea sobre el pichichi del equipo. Diego Pedraza, su primer gol como portero; el gol de la temporada para el Moralo. Será difícil mejorarlo.