Hoy

Baño y masaje del Calamonte ante un Coria que quiso y no pudo

Pity, en un desplazamiento de balón ante Carlos. :: DELGADO
Pity, en un desplazamiento de balón ante Carlos. :: DELGADO
  • El cuadro local solventa en la primera parte un encuentro en el que el Coria naufragó

No merecía tanto castigo un Coria que desde el inicio del encuentro buscó el balón. Se midieron los dos conjuntos en un arranque de partido donde ninguno de los equipos destacaba. Mucho juego de centro de campo y poca profundidad. Con el transcurso de los minutos, el Calamonte fue encontrando un lugar en el campo que el Coria no cedió Pero las contras mataron a los caurienses. Y cuando el partido parecía languidecer en su primer tramo, llegó la primera oportunidad de los calamonteños. El primero saque de esquina se convirtió en el segundo y ahí Berna, uno de los más destacados del encuentro junto a Vilorta, logró perforar la meta de Jiménez tras un rechace.

Tras el primer tanto, ni el Calamonte apretó con ese resultado ni el Coria tampoco se fue arriba. Seguía el juego en el centro del campo y merced a eso llegó el segundo del Calamonte. Carrasco controla de espaldas a la portería, asiste a Vilorta y 2-0.

El tercero del Calamonte llegó poco después un saque del meta Miguel qué controla Berna, asiste a Vilorta, que entraba desde atrás, y el tercero. Las bandas permitieron al Calamonte ensanchar el campo e impedir el juego del Coria, que nunca logró encontrar su lugar en el campo. La lesión de Sergio Alonso y la posterior expulsión de Mahíllo condicionaron a un Coria que, en palabras de su técnico, «no supo recomponerse».

Y así el Calamonte resolvió el encuentro en la primera media hora de partido. Quería el Coria pero no podía. No encontraban los de Cáceres la forma de entrar. Y cuando lo buscaban, el Calamonte encontraba un pase largo, una apertura en la banda o una contra y llegaba un nuevo gol en lo que el técnico local definió como «el partido perfecto». Así llegó el cuarto, con un pase al área que Carrasco, tras volver a dar muestras de su clase, aprovechó para quitarle las telarañas en la portería.

Y poca historia más tuvo la primera parte, con un Calamonte que se daba por satisfecho con es 4-0 y con un Coria que, sin saber ni cómo, había recibido cuatro goles. Y aún quedaba la segunda mitad. Poco prometía el partido con la reanudación. Tras un frío inicio de la segunda parte, el Calamonte decidió contemporizar el encuentro y tocar en el centro del campo. Así llegó el quinto con un pase de Alvarito al fondo de las redes. Y ahí se acabaría el partido aunque aún quedara más de media hora de encuentro. El Coria lo seguiría intentando sin convencimiento y el Calamonte no dejo escapar ni el resultado ni los tres primeros puntos en el Municipal.