Una vida entre el Mérida y beIN Sport

César García, el día de la presentación del primer equipo. :: J. M. R.

El canterano César García, que debutó el domingo en una convocatoria oficial del primer equipo, le recuerda a Nafti a los chicos de antes

F. G. MÉRIDA.

Los agobios de cualquier primer equipo siempre le sacan una sonrisa a su cantera. La escasez de efectivos y las lesiones en la plantilla del Mérida le brindaron a César García Rivero (Mérida, 2000) su primera convocatoria oficial el pasado domingo ante el Cartagena. «Y cuando le vi calentar en la banda, yo creí que hasta debutaba, con 2-0, ellos con dos jugadores menos...», detalla su padre Isidro. «Se me hizo escuchar a Nafti decirle al preparador físico que reactivase a César que iba a salir en cinco minutos. Pero luego sintió molestias Mustafá, pidió el cambio y... nos quedamos sin verlo jugar. Estuvimos tan nerviosos como emocionados», cuenta su familia.

César es juvenil de segundo año: entrena todos los días con el primer equipo, se saca la ESO por la tarde en el Santa Eulalia y los viernes aparece por el juvenil de Juanma Barrero, con el que juega los fines de semana. Su relación con el primer equipo afloró hace ya dos años, con Antonio Gómez en el banquillo, en aquel amistoso que jugó el Mérida en Valdecañas frente a un equipo indio. Luego llegaría la pretemporada con José Miguel Campos y, este verano, con Mehdi Nafti. «Aún está muy verde, le falta cuerpo...», lo explica el propio Nafti. «Pero el chico tiene ganas y unas cualidades técnicas que le pueden permitir, a medio plazo, jugar a este nivel. Hoy en día es muy complicado encontrar a un chaval de 17 años con la cabeza amueblada al que le guste tanto el fútbol como a César. En mi época, a los niños les gustaba más el fútbol que a los chicos de hoy en día. Pero a César le gusta el fútbol, tanto dentro como fuera del campo. Le gusta hablar de fútbol».

«Bueno...», lo certifica rápidamente su padre, «su tiempo libre es beIN Sport. Siempre fútbol, fútbol... Y si se va con los amigos a la calle es para echar alguna pachanga». «Sí, es cierto, estoy todo el día viendo fútbol», reconoce César. «Soy del Atleti, pero me fijo mucho en Busquets. Aunque me gusta descolgarme más y llegar mucho al área contraria. Aunque aquí, en quien me fijo, es en Javi Chino, que es el capitán, juega en mi posición, lleva muchos años jugando a esto y ha vivido casi lo mismo que yo». Los que le han visto jugar lo definen como un mediocentro técnico, al que le gusta asociarse, con visión de juego y la cualidad de desatascar siempre la jugadas. Y hay muchos que lo han visto jugar.

«Hoy en día es muy complicado encontrar a un chaval de 17 años con la cabeza amueblada al que le guste tanto el fútbol»

Hasta se interesó el Betis

Arrancó a jugar en su barrio a los tres años, en María Auxiliadora. Se federó por primera vez en el Nueva Ciudad, luego pasó al Imperio y en alevines de segundo año se fue con Michel Nevado al Mérida. En esa etapa fue convocado por primera vez por la selección extremeña, a la que no ha faltado desde entonces. Hoy, de hecho, entrena con la selección sub-18 que dirige Domingo Terrón en los Campos de la Federación. Y entre medias, siendo cadete, le pidió el Betis que se pasase un día por su Ciudad Deportiva para un partido de prueba. «Había muchos niños y, de todos los partidos que se jugaron, solo estuvo 60 minutos sobre el campo. Muy poco para sacar conclusiones», recuerda su familia.

De su convocatoria se enteró por su padre, que a su vez se enteró por la prensa. «Las sensaciones durante el partido fueron buenísimas, y más cuando se ganó. No me distraje, siempre estuve centrado en el partido, por si tenia que salir. Y tuve la sensación de que podía debutar, pero... ojalá esta no sea la última convocatoria y pueda algún día debutar en el equipo de mi ciudad». «La experiencia es para él, nosotros solo lo vivimos con mucho orgullo», revelan desde su familia. «Siempre le decimos lo mismo: que disfrute y que si tiene en mente sacar algo de este mundo del fútbol, que se lo trabaje y que luche», relata su padre Isidro.

Hoy toca, por tanto, entrenamiento con Nafti, mucho beIN y luego selección extremeña con Terrón.

Fotos

Vídeos