Ahora, a por la victoria de la confirmación

Álex Herrera vuelve dos años después a Marbella como jugador del Badajoz. :: J. V. ARNELAS/
Álex Herrera vuelve dos años después a Marbella como jugador del Badajoz. :: J. V. ARNELAS

El Badajoz, liberado por su primer triunfo, se propone asaltar el fortín de Marbella con las bajas de Joaqui, Guzmán, Salazar y Fran Morante

J. P. BADAJOZ.

Una vez conseguida la victoria de la confianza, el Badajoz busca en Marbella la de su confirmación. El vestuario blanquinegro se liberó de tensiones y angustias en su semana de trabajo más relajada, en cierta manera, en cuanto a la tranquilidad de sumar los tres puntos. «Un entrenador no puede estar tranquilo. La felicidad, es después, en mayo, cuando tienes felicidad o no de haber cumplido un objetivo. Nosotros tenemos un examen continuo cada domingo y no podemos permitirnos altibajos», exponía Juan Marrero en la rueda de prensa del viernes previa al encuentro.

La que deberían ser la semana de sesiones preparatorias más distendida y de mejor ambiente se ve empañada por las lesiones. La mala suerte persigue al cuadro pacense en ese aspecto y cada semana no se libra de tener un sobresalto. Guzmán y Fran Morante se retiraron ante el Córdoba B lesionados y ambos sufren rotura fibrilar, el pacense en el músculo semimembranoso y el central cordobés en el recto anterior del cuádriceps. A ellos se les une Salazar, que se cae de la convocatoria con un esguince de tobillo en un entrenamiento de esta semana. Además, el técnico tiene todavía la baja de Joaqui Flores que cumple su tercer partido de sanción y aún le quedaría otro más. Así, a Marrero no le queda más remedio que tocar la defensa y no podrá dar continuidad a la misma línea que dejó la portería a 0 la jornada anterior. Ante las ausencias de Salazar y Morante, volverán a recuperar su sitio de inicio Chechu y Jesús Muñoz. Incluso, la coincidencia de las bajas de Joaqui y Guzmán podrían obligar al entrenador blanquinegro a cambiar a tres de sus cuatro defensas titulares de la semana pasada si opta por adelantar a Álex Herrera, que regresa como titular a la que fue su casa durante tres temporadas, y que Gabri Izquier regresara al lateral izquierdo. Aunque para no hacer una gran revolución en algo que funciona, tendría la variante de Eloy Jiménez en el extremo. «Tenemos gente suficiente para tener alternativas totalmente competitivas», comentó Marrero confiado en el nivel de su plantilla. Y tuvo palabras de reconocimiento sobre Guzmán. «La lesión de Guzmán es debido a su corazón, siente el Badajoz y el domingo quiso arriesgar. Otro jugador quizás se hubiese parado, pero el quiso estar ahí y para mí es un lujo tenerlo». El Marbella, por su parte, cuenta con las bajas del lesionado Miguelito y la del sancionado Lolo Pavón, por cumplir ciclo de amarillas.

El club de la Costa del Sol vive una situación institucional de gran incertidumbre con su presidente Alexander Grinberg en la cárcel por una supuesta relación con las mafias rusas. El Badajoz tiene ahora que refrendar esa primera victoria y esas buenas sensaciones en un campo inexpugnable, donde los de Fernando Estévez han ganado sus cuatros partidos disputados (Mérida 2-0, San Fernando 1-0, Las Palmas Atlético 2-1 y Cartagena 1-0). «El Marbella es un buen equipo, con un presupuesto alto, jugadores muy contrastados y de experiencia, y que sobre todo en su casa están rindiendo a un nivel muy alto», señalaba Marrero. Y avisaba que su equipo no puede bajar la guardia ante el Marbella y mantener esa lucha y presión constante. «Es un equipo muy intenso y con mucha capacidad para hacerte daño. Nosotros tendremos que igualar como mínimo esa intensidad para tener posibilidades».

Fotos

Vídeos