SEGUNDA B

El último aliento del Nuevo Vivero

La afición ha sido clave en el Nuevo Vivero. :: CASIMIRO MORENO/
La afición ha sido clave en el Nuevo Vivero. :: CASIMIRO MORENO

El Badajoz se encomienda a su afición para seguir siendo de bronce con una victoria que certifique la salvación y sin depender de otros resultados

J. P. BADAJOZ.

La victoria tiene sabor a bronce. Ganar es el camino más directo para lograr la permanencia. El Nuevo Vivero no quiere saber nada de transistores ni calculadoras. La afición del Badajoz solo está pendiente de su equipo. Confía en su fiabilidad en casa para evitar la angustia de mirar otros partidos y resultados. Y se ha movilizado para dar ese último empujón para seguir siendo de Segunda B. Tanto ha costado llegar hasta aquí que toda la familia blanquinegra se conjura para conservar ese tesoro conquistado hace casi once meses en Calahorra.

La fórmula matemática más clara es que los tres puntos ante el colista y descendido Lorca Deportiva dan la salvación a los pacenses. Todo lo demás sería entrar en una aritmética de tal complejidad que podría derivar en tragedia si se dieran ciertos condicionantes. A esta agónica última jornada llegan hasta siete equipos implicados en la lucha por el descenso y con posibilidades de verse envuelto en cuádruples y triples empates que pueden dar un susto mayúsculo. «Ha sido un año complicado para salvarse. Nadie nos ha regalado nada y los 45 puntos son de sangre. Si después del 5-2 ante el Extremadura en la primera vuelta nos preguntan que íbamos a llegar dependiendo de nostros mismos creo que todos lo hubiéramos firmado. Le damos mucho valor a esta situación», apuntaba Marrero el viernes.

Al Badajoz le vale el triunfo. Incluso un tropiezo si Jumilla y Écija pinchan. El conjunto blanquinegro afronta esta final en un escenario ideal que cualquiera lo habría elegido: en casa, ante el colista ya descendido y en un ambiente que se espera espectacular con el Fondo Norte lleno y más de 4.500 entradas retiradas en la venta anticipada. «No me cansaré de repetir que esta afición es increíble», subraya el preparador valenciano.

La temporada ha sido tan complicada, exigente y llena de contratiempos que Juan Marrero valora la permanencia incluso más que la gloria alcanzada en Calahorra. «Si nos mantenemos, para mí es un triunfo superior a un ascenso, por todo lo que ha conllevado. Hay que remarcarlo, no ha sido ni mucho menos un camino de rosas. Tiene un gran valor sentimental para mí», admitía Marreo. En este tipo de partidos la fortaleza mental y el aspecto psicológico juegan un papel determinante para no caer en la ansiedad, nervios y precipitación. «El factor sentimental es clave. Tenemos que saber leer la situación y marcar los tiempos. Confío en la experiencia y predisposición de los jugadores».

El técnico del Badajoz no se libra de la plaga de lesiones que ha perseguido durante todo el curso a la plantilla pacense y la coincidencia de ausencias por puestos ni en la última jornada jugándose la vida. Para la final frente al Lorca Deportiva cuenta con las bajas seguras de los sancionados Gabri Izquier y Javi Pérez y los lesionados Fran Morante, Rafa García y Pawel Florek. Álex Herrera quiere llegar y se probará antes del partido, por lo que será duda hasta el último momento. El puzle se descompone por el mismo lado de la defensa y el centro del campo. A pesar de las adversidades, Marrero resalta el compromiso de la plantilla. «Nadie se lo quiere perder. Están usando todos los recursos a su alcance para poder llegar». De esta manera y si finalmente Álex Herrera se cae, Rafa Navarro -que regresa a la convocatoria después de tres jornadas lesionado- se perfila para el lateral izquierdo y José Ángel en la dirección del juego junto a Javi Rey ante las bajas de Rafa García y Javi Pérez.

Por parte del cuadro murciano, Mario Simón ha dejado en Lorca a los lesionados Javi Saura y el emeritense Chirri, además de Juanjo por sanción. La expedición blanquiazul viaja el mismo día del partido con salida a las 7 de la mañana. A pesar del palizón del desplazamiento para jugar nada más bajarse del autobús justo después de pegarse más de 7 horas de carretera, el técnico lorquinista avisa que van a competir «de la mejor manera posible». Algo de lo que Marrero no tiene ninguna duda para sacar su orgullo. «Con todos los condicionantes que va a haber, el rival va a competir seguro igual que hizo el Betis B. Pero tenemos que mostrar quiénes necesitan los tres puntos», sostenía.

El técnico del Badajoz confía en brindarle a la afición otro año más en Segunda B. «Me firmaron para la permanencia y tengo en mente cumplir el objetivo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos