Entre punto de inflexión y recompensa

Mehdi Nafti se dirige a su banquillo en el choque del domingo ante Las Palmas Atlético. :: Brígido/
Mehdi Nafti se dirige a su banquillo en el choque del domingo ante Las Palmas Atlético. :: Brígido

Nafti entiende que la goleada del Mérida ante Las Palmas Atlético se la merecían los jugadores por su trabajo en los dos últimos partidos

F. G. MÉRIDA.

La goleada del domingo sobre Las Palmas pudiera discutirse como un 'punto de inflexión' para el arranque definitivo de este Mérida de Nafti... pero el técnico emeritense prefiere entenderlo como una recompensa: «Confirma el trabajo que veníamos haciendo desde Granada. Llevábamos dos partidos haciendo bien los deberes, equivocándonos muy poco y pagando facturas bastante caras. El 4-0 es la recompensa al esfuerzo que vienen haciendo mis jugadores desde principios de temporada».

Con Kike Pina regresando al lateral y empujando a Santi Villa a su posición natural, con Javi Chino consolidándose como compañero de Aguza y con Hugo Díaz regresando a la titularidad, el Mérida se marcó su mejor partido en lo que se lleva de temporada. «Yo suelo ser muy autocrítico, pero hoy a mis chicos tengo que darles un diez», valoró en rueda de prensa Mehdi Nafti. «Porque lo hemos hecho ante un muy buen equipo de Segunda B. Y si alguien se quiere reír cuando digo 'buen equipo de Segunda B', que vea los tres partidos de Las Palmas Atlético ante Melilla, UCAM Murcia y Villanovense».

Por primera vez desde que arrancó la competición, Felipe Ramos no encajó y el Mérida sumó ocasiones y goles. Por primera vez desde que arrancó la competición, el equipo no se fue perdiendo al descanso. «Y todo esto nos da un plus de confianza en lo que estábamos haciendo, a todos los niveles. Ante Las Palmas nos hemos equivocado poco y hemos pisado más el área contraria. Además, hemos generado más peligro en los últimos metros».

Un bloque más compacto

El técnico del filial amarillo dijo el domingo tras el partido que no se esperaba al Mérida que se encontró, cediendo la iniciativa del juego. Nafti lo explicó luego así: «Antes de Granada B, faltaban algunos ajustes a nivel defensivo. Pero desde Granada B decidimos plantar el bloque más atrás y hacerlo más compacto. Y más ante Las Palmas, teniendo en cuenta que cuenta con jugadores muy dotados técnicamente que querían el balón incluso en su propio campo. Queríamos aprovechar las pérdidas de ellos para acabar las jugadas lo antes posible».

Kike Pina volvió a jugar tres partidos después y completó un buen partido. «Llegó como un diamante en bruto y necesita de tiempo para que esté en condiciones de poder competir cada domingo en Segunda B. Kike tiene una virtud: aunque se despista porque quiere dar más de lo que puede, tiene mucha hambre de triunfar. Y juegue o no, siempre está dispuesto a sumar». Y Hugo Díaz estrenó titularidad esta temporada, tras cuatro partidos arrancando desde el banquillo. «Hugo aporta ese plus de 'maldad'. Huele la sangre como un tiburón, anticipa jugadas, sabe jugar con su cuerpo, moverse entre líneas, nunca da un balón por perdido... Siempre da un plus por todas estas características», opinó finalmente Nafti.

Fotos

Vídeos