SEGUNDA B

Primera revolución de Nafti

Nafti, ayer. :: @méridaad/
Nafti, ayer. :: @méridaad

El técnico del Mérida, encantado con la ilusión que ha despertado su regreso, adelanta que habrá cambios en todas las líneas

F. G.

mérida. Las ruedas de prensa de Mehdi Nafti no hacen falta contextualizarlas. Esta pieza, de hecho, se podría completar hasta el punto y final con una declaración tras otra del técnico del Mérida, sin injerencia alguna del periodista de turno, y no pasaría nada. Porque Nafti siempre tiene claro lo que quiere decir. Tal vez por eso cuente con tal grado de aceptación entre la afición del Romano: no es populista; no regala los oídos a nadie; viene con un mensaje preparado de casa para afición, vestuario y club; suelta lo que piensa y poco le importa si gusta o no... Ha vuelto Mehdi Nafti.

«Con todos los respetos. si yo fuese jugador del Linense, el sábado no dormiría tranquilo». Fue la frase con la que terminó el técnico del Mérida la habitual radiografía semanal sobre el rival de turno. «¿Por?», le repreguntaron. «Por lo que he visto en los dos últimos días y por la rabia que tienen mis chicos». Esta fue la zanahoria para el vestuario, que también tuvo su palo. «¿Lo mejor que hizo el equipo en Lorca? Encajar sólo cuatro goles. Ese no es el camino. Haré el 'once' en función de los dos últimos entrenamientos, porque como lo tenga que hacer en función de los partidos en Badajoz y Lorca me tengo que poner yo». De hecho, confirmó el propio Nafti que ya tiene decidido ese 'once' que jugará mañana ante el Linense y adelantó que habrá cambios en todas las líneas. Ojo por tanto al posible trueque Felipe Ramos-Álex Lázaro en la portería. Sólo no podrán jugar los sancionados Javi Chino y Golobart y el griposo Isaac Shehoah, por lo que entrará en la convocatoria un juvenil.

«A mí me gusta la ilusión que se ha levantado en torno a mi regreso. El sábado no dormiré bien, porque estoy como un niño con ganas de volver al estadio. El domingo, a la hora de calentar, habrá un ambiente positivo en el Romano. Pero luego ya depende de los chicos mantener ese ambiente positivo en las gradas. Si al aficionado le das, ellos te lo devuelven», rumia Nafti, que no se plantea otra cosa que no sea la victoria.

La entrada única para el Linense-Mérida de mañana costará tres euros. Además, cada abonado podrá retirar dos entradas gratis. Y con cada una de las más de 4.000 entradas que se han repartido por los colegios de la ciudad, cada padre podrá canjear otra entrada gratis. El objetivo no es otro que meter en el Romano a alrededor de 8.000 espectadores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos