El primer derbi se sirve en el Nuevo Vivero

Joaqui Flores y Pajuelo se saludan en el amistoso de este verano que se saldó del lado serón. :: E. DOMEQUE

El Badajoz llega con la necesidad de esa primera victoria que se le resiste y el Villanovense busca confirmar su despegue

J. PÉREZ Y E. DOMEQUE BADAJOZ y VILLANUEVA.

Seis años después, Badajoz y Villanovense se vuelven a encontrar en el Nuevo Vivero. Muchos han tirado de archivo esta semana para recordar que aquel día los locales se impusieron por 3-1, si bien, los serones devolvieron el golpe en el Romero Cuerda con un 5-2. Poco queda ya de aquellos equipos que acuden hoy a una nueva cita especial con muchas ganas, aunque con sensaciones opuestas.

Y es que, mientras los blanquinegros siguen con el casillero de victorias a cero, el Villanovense comienza a carburar tras tres semanas sin conocer la derrota. Pese a ello, la diferencia en la clasificación es de sólo cuatro puntos y ya se sabe que en un derbi hay más que tres puntos en juego. El amistoso de pretemporada, que se saldó con victoria serona por 2-0, también dejó cuentas pendientes, especialmente en la caseta blanquinegra.

«En los derbis la clasificación no dice nada, porque al final todo se iguala cuando hay tanto en juego, el partido del domingo va a ser muy disputado e igualado». Así lo ve Iván Ania que cree que sus jugadores extremeños vivirán el derbi de forma distinta y que una victoria sería «importante para seguir creciendo». Juan Marrero, por su parte, considera que es el partido idóneo para la confianza del grupo y borrar de un plumazo todas las dudas. «Es especial por tener una oportunidad para ganar, de sumar tres puntos delante de nuestra afición. Eso unido a que es un derbi regional ante un equipo extremeño que está haciendo las cosas bien, que es muy competitivo y que añade más valor para que compitamos más para lograr esos tres puntos».

El Badajoz llega al derbi con las pilas cargadas de moral tras su gran partido en Murcia, aunque el empate final ante uno de los principales favoritos al ascenso dejó un sabor agridulce en el vestuario blanquinegro. La visita del Villanovense supone la oportunidad perfecta de refrendar esas buenas sensaciones por todos los alicientes que reúne y conseguir esa ansiada primera victoria de la temporada. «Ahora tenemos otro examen. Va a ser un partido vibrante y precioso porque los dos equipos se caracterizan por una buena intensidad. Tenemos que dejarnos todo para conseguir los 3 puntos», expuso Juan Marrero en la rueda de prensa previa al derbi.

La victoria se resiste, pero el técnico blanquinegro sostiene que el vestuario aún no siente esa carga de angustia y ansiedad. «El equipo está enrabietado para sumar de tres en tres porque hay mucha gente que nos está apoyando y necesitamos por ellos sumar los tres puntos». En ese sentido, espera dedicarle la victoria al Nuevo Vivero. «Para nosotros es muy importante y nuestra afición se merece ya los tres puntos». En esa línea se manifiesta Sergio Martín, que apunta de nuevo como pareja de Javi Rey en la dirección de juego en ausencia de Diakité. «Tenemos que darle una alegría a la afición y ese es nuestro principal aliciente esta semana», apunta Sergio Martín.

Marrero destaca el bloque que mantiene el Villanovense del año pasado como Tapia, Curro, Pajuelo, Javi Sánchez y Carlitos Andújar y la frescura que le aportan incorporaciones como Dieguito. «Es un equipo que se caracteriza por su intensidad, bien trabajado, con mucho trabajo por dentro, velocidad en bandas, juego entre líneas, con dos referencias para marcar goles y aguantar balones y muy competitivos. Pero también nosotros podemos hacerle daño».

El preparador blanquinegro recupera a Fran Morante, lesionado desde la primera jornada; y sólo dispone de la baja de Diakité, que será operado el 3 de octubre; además de José Ángel que acaba de recibir el alta médica y ahora le toca ponerse a punto y coger ritmo de competición.

Ania no muestra sus cartas

Iván Ania tapó sus cartas la semana pasada, escondiendo las bajas de Leandro y Allyson. «Ya sabíamos que no podríamos contar con ellos, pero no queríamos dar pistas al rival», ha señalado el técnico asturiano. Esta vez, asegura que ambos están recuperados y que podrían llegar al partido. De ser cierto, podrían ser las dos novedades del once de Ania ante el Badajoz, en detrimento de Joaquín y Pedro Beda.

Aunque también podría no tocar demasiado el once, pues en la previa comentaba además su preferencia por mantener el sistema. «No soy de hacer cambios, siempre busco poner la mejor alineación de cara de poder hacer daño al rival, los jugadores van mecanizando el juego, pero algunos rivales obligan a cambiar ciertos aspectos, no sólo tácticos, también de jugadores, así al final habrá minutos para todos». En este caso, el rival será el Badajoz: «Un equipo difícil de ganar, es muy intenso como ya vimos en pretemporada, muy vertical y con una transición ofensiva muy rápida, buenas bandas y si queremos ganar este partido, como mínimo tenemos que igualar la intensidad que el rival le meta al juego».

Marrero tampoco variará el dibujo que tanto le agradó en La Condomina con Sergio Martín y Javi Rey a los mandos y arriba con Álex Rubio como referencia. «No creo que haya cambios. Si el equipo funciona bien conviene no tocarlo mucho. La propuesta será parecida», reconocía.

En el Badajoz se muestran confiados en poder brindarle la primera victoria a la afición. «Hay muy buen ánimo. Este tipo de partidos aparte de poder sumar los tres puntos te da un ánimo extra y creo que e l vestuario está preparado para afrontarlo con toda naturalidad», sostenía Sergio Martín.

Fotos

Vídeos