Y pasar del drama al éxtasis

El Mérida celebra una de sus últimas victorias en casa. :: hoy/
El Mérida celebra una de sus últimas victorias en casa. :: hoy

No será una tarde fácil para el Mérida y su gente, pero el sufrimiento será bien recibido si al final de la jornada los emeritenses celebran la permanencia

M. G. MÉRIDA.

Y quizá que lo mejor sea afrontar el duelo como si se tratase de un ascenso en lugar de una permanencia. Entender que la derrota en los dos últimos derbis lo ha empujado ya a Tercera y que sólo una victoria en Córdoba lo devolvería a Segunda B. Por cambiar el estado de ánimo de la plantilla y encarar el choque cuesta abajo en lugar de cuesta arriba. Quizá.

No obstante, a pesar de como cada cual quiera afrontar la final de esta tarde, nada reducirá el dramatismo que padecerán todos los que componen el Mérida a lo largo del día. Si sale mal, por causas evidentes. Y si sale bien porque, hasta que no acaben todos los partidos en los que juega el equipo de Nafti, el corazón bombeará a una velocidad peligrosa.

Las cuentas, por la infinidad de posibilidades, son difíciles de memorizar. Por eso el Mérida las ha reducido a un mantra: «Si ganamos, nos salvamos». Porque entiende que de ganar en Lucena al Córdoba B, se darán seguro dos de estas tres posibilidades: que no gane el Écija en Cartagena, que no gane el Jumilla al Recreativo o que pierda el Linense en Murcia. La cuarta posibilidad, que pierda el CD Badajoz ante el colista y descendido Lorca, no se contempla por el Romano.

Esas son las conjeturas del Mérida. La realidad, sin embargo, dice que el conjunto emeritense puede descender aún ganando y que puede salvarse aún empatando. Lo único que le condena seguro a Tercera es la derrota. Por eso, tal y como comienza la jornada, no se vería mal un playout como bala adicional para evitar la catástrofe. Aunque Nafti no quiera ni oír ni hablar tampoco de esa posibilidad.

El equipo viajará en el día junto a 350 aficionados y en el bus se montarán todos los componentes de la plantilla, incluido el sancionado José Cruz y todos los juveniles que han entrado en convocatoria alguna vez este año. Por la trascendencia del choque, puede que vuelva Javi Chino a la titularidad. Y puede que reaparezca también Chema Mato. Aunque si no está del todo recuperado, Nafti está tranquilo con Nana.

«Ante el Extremadura estuvo soberbio», repitió varias veces el técnico sobre el mediocentro ghanés. «Un jugador que lleva meses teniendo poco protagonismo y que salga en un partido clave y que haga lo que hizo . chapó por él. Ojalá tuviera 25 futbolistas así».

Del rival poco importa. Da igual que sea de Primera Regional que doce veces campeón de Europa: el Mérida necesita ganarles. Porque el filial del Córdoba se juega exactamente lo mismo que los emeritenses: «Es un equipo que tiene más facilidades en El Arcángel que en Lucena, donde también les perjudica el campo de césped artificial. Pero tiene puntos débiles que a nosotros nos convienen», apunta Nafti.

Un día para pasarlo muy mal. Noventa minutos para pasarlo aún peor. Pero una esperanza y un sueño para estar tirado en el suelo de éxtasis a las 19.50 horas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos