PERMANENCIA 2ªB

Al Mérida sólo le vale ganar

Chema Mato celebra su gol ante el Coruxo. :: j. m. romero/
Chema Mato celebra su gol ante el Coruxo. :: j. m. romero

El empate a más de dos goles también le sirve para celebrar esta noche por todo lo alto en Vigo una angustiosa salvación tras una temporada para olvidar

M. G. MÉRIDA.

Ya no quedan más espacios ni más tinta para habladurías. Ya sólo queda ganar. Atrás quedan todos esos mensajes de ánimo desde todos los segmentos de la afición. Sólo queda ganar. No importan ya todos esos tuits vertidos durante las últimas semanas, hayan sido muy optimistas, hayan sido muy agoreros. Sólo queda ganar. Que los jugadores no hablen para centrarse en el partido o que escriban cada uno en sus redes sociales los tópicos de siempre. Ganar.

Que la temporada haya sido un incontestable desastre y que el club necesite volver a sus orígenes no es ahora debatible. Sólo hay que ganar. No es importante que en verano estuvieran unos sobre el césped y que ahora estén casi otros. Ganar como sea. Da igual que de Nafti se pasara a Loren y de Loren de vuelta a Nafti. Ganar. Que el técnico se haya llevado a Vigo a toda la plantilla (incluido el juvenil César) menos a Isaac Shehoah, cual Kimmo Hovi. Ganar y ganar.

Que Nafti juegue con un 'once' parecido al que perdió los derbis en el Romano o que apueste por la alineación de los dos últimos partidos o que mezcle y haya sorpresas. Sólo es importante ganar. Que le devuelva la titularidad al recuperado José Cruz en detrimento del tocado Iván Pérez en el lateral derecho. Ganar. O que vuelva a confiar en Golobart en el eje de la zaga. Ganar. O que se decante por un trivote en la medular con Nana, Chema Mato y Julio de Dios y los tres delanteros arriba. Ganar. O que aparezca por ahí Checa de nuevo. Hay que ganar.

Que haya posibilidades de salvación porque en la ida ya se vio que el equipo llegó fácil a área contraria. Pero ganar. Que haya muchas posibilidades de descenso porque, si en la ida regalamos errores a doquier, imagínense en la vuelta. Pero ganar. Que el objetivo inicial del Mérida fuese más ambicioso que el del Coruxo y de ahí su plantilla más experimentada y con mejor currículum. Pero ganar. Que jugamos a domicilio y lejos del Romano, no le hemos ganado casi a nadie en toda una temporada, pues también. Pero ganar. Que empecemos apretando en busca de un gol que cambie la dinámica del partido o que esperemos su salida en tromba y sufrir un partido largo. Pero ganar.

Que vayan cien aficionados de Mérida a Vigo, que vayan mil, que vaya ninguno. Hay que ganar. Que los demás se quedan en el Centro Cultural Alcazaba para verlo en una pantalla gigante, con entrada gratis para los primeros 550 en llegar (invitaciones en el Bar Nevado). Hay que ganar. Que los demás prefieran verlo en la soledad de sus casas o escucharlo en el destierro de sus coches. Hay que ganar.

Que en Langreo fue la primera cita de verdad y salió cruz. Que en Laredo fue la segunda y salió cara. Que en Córdoba fue la tercera y salió milagro. Que en Vigo será la cuarta y. que hay que ganar como sea. O empatar a tres, o a cuatro, o a cinco, o a seis, o a siete.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos