Murcia 1 - Mérida 1

El Mérida maneja el temple y saca un punto

Aguza e Iván Pérez pugnan con Juanma Bravo. :: NAcho garcía/AGM

Tras una mala primera parte, el equipo romano crece en la segunda hasta encontrar el empate en una jugada a balón parado a seis minutos del final en La Condomina

JAVI LAIRADO MURCIA.

El Mérida llegaba a la Nueva Condomina con el enigma de su diferencia de rendimiento entre los partidos jugados en el Romano y lejos de él. Se sacudió las dudas en parte. Propuso un partido similar a los de septiembre, y obtuvo un punto. El fútbol, ese juego de errores. Dos errores, dos goles. Buen rédito, en todo caso.

1 MURCIA

1 MÉRIDA

Real Murcia
Ribas; Fede Vega, Mateos, Orfila, Xiscu (Juanra, min. 27); Juanma, Carnicer (David Sánchez, min. 58); Santi Jara, Jordan, Zorrilla; Chamorro (Víctor Curto, min. 64).
Mérida AD
Ramos; Iván Pérez, Aguza, Javi Chino, Santi Villa; Mato (Javi Gómez, min. 62), De Dios; Esparza (Pina, min. 74), Bernal, Mustafa (Kiu, min. 27); y Hugo Díaz.
Goles
1-0: Javi Chino, en propia puerta, min. 37. 1-1: Javi Gómez, min. 84.
Árbitro
Bosch Domenech (del colegio valenciano). Mostró tarjetas amarillas a Santi Villa, Chema Mato e Iván Pérez por el Mérida; y Fede Vega y Jordan por el Murcia.
Incidencias
Alrededor de 6.500 espectadores en la Nueva Condomina.

Salió el equipo al choque tratando de no perder la posición, sabedor de que el paso de los minutos sin encajar favorecería la aparición de nervios en la hinchada pimentonera. Presionando muy arriba la salida de balón de los centrales rivales, lograba mantener lejos de su área el peligro del Murcia. Aún así, Chamorro cabeceó fuera por poco un centro desde la izquierda... y a partir de ahí, poco que contar. Poco ritmo de juego, lesión muscular de Mustafá, y falta de conexión entre Bernal y De Dios, motores del juego romano, que impedía dar continuidad a los ataques.

Un disparo lejano de Zorrilla a la media hora de partido sirvió como despertador de un choque que languidecía. Respondió bien Ramos. Dada la incapacidad de ambos equipos para crear peligro, tenía que ser algo extraño lo que generara el gol. Llegó para el Murcia en un centro de Jordan desde la izquierda que despejó Felipe Ramos, tocó en Javi Chino, se alojó en su propia portería y templó los ánimos del equipo y afición local.

El Mérida, por dentro

Necesitaba el Mérida voltear la situación y acercarse al área del Murcia. Lo intentó con más juego interior, pero una acuciante falta de precisión en la combinación le mantuvo lejos del gol, mientras el Murcia seguía amenazando por fuera.

Al llegar al último cuarto de hora del partido, el duelo nadaba entre dos aguas. El equipo local acusaba el nerviosismo de su situación, cada salida de balón de la defensa murciana se convertía en un dolor de muelas que costaba superar. El Mérida erraba en una de las situaciones que mejor se le da: el balón parado. Sorprendentemente, no lograba poner en franquicia a sus delanteros ante la portería de Biel Ribas, pero con la calidad en el golpeo que atesora Santi Villa era cuestión de esperar... y llegó. Fantástico centro desde la izquierda y Javi Gómez, listo, adelantándose a la defensa roja, empatando el marcador.

Pudo marcar cualquiera en los últimos minutos, el Murcia por calidad individual y el Mérida por alma colectiva. Finalmente, el reparto de puntos supo a muy poco para el equipo local y a mucho para un Mérida que cada semana mejora sensaciones. Ahora también a domicilio.

Más

Fotos

Vídeos