SEGUNDA B

Madrugón en busca del primer triunfo

Los jugadores estrenan en el desplazamiento a Murcia el nuevo autobús del Badajoz. :: J. V. ARNELAS

El Badajoz espera dar un golpe de efecto en el campo del gran aspirante al ascenso y poner fin al cúmulo de factores negativos que le persiguen

J. P. BADAJOZ.

Al Badajoz le ha tocado madrugar en busca de su primera victoria de la temporada. El partido del Santa Teresa en el Nuevo Vivero ante el Atlético que comenzaba a las 10.45 horas del sábado obligó al equipo de Marrero a entrenar tres horas antes. A las ocho menos cuarto de la mañana el técnico dirigió su última sesión antes de viajar a Murcia para preparar la visita al UCAM, recién descendido de Segunda y el principal favorito al ascenso. Así, a las 10.15 la expedición blanquinegra ponía rumbo a tierras murcianas con el objetivo de dar ese golpe de efecto con el que recuperar la confianza y cambiar la dinámica.

Y es que lo del Badajoz en este arranque liguero es una lucha constante contra los elementos. A la escasez de campos de césped natural en la ciudad y tener que desplazarse a localidades cercanas para poder entrenar se suceden todo tipo de circunstancias externas y las lesiones no dejan de azotar a la plantilla. Este viernes se conoció que Ali Diakité se despedía de la temporada al confirmarse la rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha. Las peores previsiones sacudieron al Nuevo Vivero. El jugador costamarfileño estará unos seis meses de baja. «Es tremendo para nosotros. Quizás no tengamos un jugador como él en la plantilla con ese balance defensivo», reconocía Marrero. La mala suerte persigue al equipo blanquinegro en forma de lesiones desde pretemporada. José Ángel, Álex Rubio, Chechu, Gabri Izquier, Sergio Martín, Fran Morante y ahora Diakité. «Nombres de los que dependen mucho el proyecto», lamentaba Marrero en la rueda de prensa previa al choque del domingo. «Es un contratiempo, pero nada para ponernos a llorar. Tenemos que apretar los dientes y confiar en el trabajo del grupo para minimizar su baja», añadía.

Buscar su sustituto es la principal preocupación para Marrero, que además el jueves se llevó otro susto al retirarse Javi Rey del entrenamiento por un golpe en el gemelo. Un cúmulo de adversidades a las que hacer frente para salir además de su comprometida situación clasificatoria. El técnico blanquinegro tendrá que buscar recambios en Sergio Martín o el multiusos Álex Herrera y pedirles mayor sacrificio defensivo. Arriba también podría introducir novedades con la entrada en la titularidad de Álex Rubio y dejar caer en banda a Guzmán. «Habrá algún cambio debido a la baja de Ali. El dibujo lo transformaremos para estar más juntos sin renunciar a hacer daño con nuestra velocidad y desborde», apunta Marrero. Además de José Ángel y Diakité se queda en Badajoz Fran Morante, recuperándose de una contusión en el cuádriceps. En el UCAM Murcia, por su parte, es baja Matheus Santana y tampoco entraron en la convocatoria por molestias Carlos Moreno y Urko Arroyo. Góngora es duda después de la brecha que se hizo en la cabeza en una jugada fortuita en el derbi.

El Badajoz necesita reaccionar ante un miura como el UCAM Murcia. Los pacenses no han conseguido aún el triunfo y la derrota ante el Melilla dejó muy tocado al vestuario pacense. «El UCAM es un equipo descendido y cuenta con gente muy contrastada en la categoría. La semana pasada se permitió el lujo de dejar en el banquillo a Urko Arroyo y David López que el año pasado jugaron en Segunda». Pero a Marrero no le asusta la entidad del rival. «Confío en la plantilla para competir bien, pero no podemos dar tanto. Estamos dando demasiado y a jugadores excelentes si les das te hacen daño. El UCAM es un equipazo, el favorito a ser campeón». A pesar del potencial del rival y la delicada situación del Badajoz, el preparador blanquinegro no descarta dar la sorpresa en el campo del tercer clasificado. «Vamos sin miedo a nada y con la rabia por el último partido. El fútbol nos ha castigado con golazos. Viajamos con la intención de ganar los tres puntos y tener ese empujón moral y de confianza para dar una alegría a nuestra afición que se lo merece», exponía.

Fotos

Vídeos