La luz al final del túnel

Germán marcó el empate del Mérida ante el Melilla. :: J. M. ROMERO/
Germán marcó el empate del Mérida ante el Melilla. :: J. M. ROMERO

Tras su remontada del domingo, el Mérida y su entorno se inflan de optimismo y esclarecen un final de temporada que se antojaba complicado

M. G. MÉRIDA.

Lo que se vivió el pasado domingo en el Romano simbolizó minuciosamente la angustia que está respirando el Mérida y su gente en este tramo final de campeonato. Los gestos de arrebato y el abrazo desencajado de Javi Chino con Nafti tras el empate de Germán, las micro celebraciones de los jugadores en el terreno de juego con quien le pillaba más cercano, la carrera por banda del capitán en el segundo de Javi Gómez, los riñones de Nafti saltando, la expulsión del capitán por defender a su entrenador en una discusión con el rival. «Ves la cara de la gente saliendo del estadio, las lágrimas de los chicos en el vestuario. eso lo dice todo: nos jugábamos muchísimo», pondera Nafti.

Si en el primer tiempo todo era de un pesimismo absoluto, el panorama se esclareció por completo con el doble cambio del técnico emeritense al cuarto de hora de la segunda mitad: Golobart por Iván Pérez y Javi Gómez por Iván Aguilar. «Nos dieron más empaque y entendimos mejor el juego, que era crear situaciones de superioridad por fuera. Iván Pérez no estaba teniendo un buen día, nos estaba faltando calidad en los centros, contundencia y presencia en las jugadas a balón parado. Y creí que con Cruz, Aguza, Golo, Javi Gómez y Chema Mato, más Santi Villa centrando, teníamos posibilidades para crear más peligro. Y además, a Golo no le tiemblan las piernas a la hora de jugar».

El Mérida está ahora mismo tres puntos por encima del playout y cinco por encima del descenso directo. Y sólo Las Palmas Atlético amenaza su tranquilidad. Al Mérida le queda visitar al UCAM y al Córdoba B y recibir al Villanovense y al Extremadura, mientras que el filial amarillo le queda viajar a La Línea y Huelva y recibir al Écija y El Ejido. Aunque tal vez lo mejor para los emeritenses sea los tres rivales que hay de por medio en la clasificación. «Pero no echo números. UCAM, sábado a las 18.00. Ya está. Aún no tenemos los puntos suficientes, pero los chicos están haciendo las cosas bien. Cometemos errores, pero la actitud y el compromiso de la gente es para irte a dormir tranquilo». Ya se adivina la luz al final del túnel.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos