El camino a la gloria pasa por Galicia

El técnico del Extremadura, Juan Sabas, se abraza a la afición el domingo tras la clasificación. :: j. m. r./
El técnico del Extremadura, Juan Sabas, se abraza a la afición el domingo tras la clasificación. :: j. m. r.

El Extremadura se enfrentará al filial del Deportivo de la Coruña en la primera eliminatoria por el ascenso a Segunda y el Mérida se jugará la permanencia ante Coruxo

RAÚL PEÑA Y M. G. ALMENDRALEJO y MÉRIDA.

Extremadura y Mérida inician su particular búsqueda de la gloria por el camino gallego. Deportivo Fabril y Coruxo son los rivales de los extremeños en la lucha por el ascenso a Segunda y la eliminatoria por la permanencia en la categoría de bronce, respectivamente.

El Extremadura ya tiene rival para la primera ronda del playoff de ascenso a Segunda División. Es el Deportivo Fabril, filial del Deportivo de la Coruña, que, casualmente, no puede ascender a la división de plata del fútbol español ya que el primer equipo ha descendido de categoría. Eso hace que el Fabril sea un arma de doble filo, porque no se juega nada, pero ahí radica su peligro.

El filial coruñés está entrenado por Gustavo Munúa, exportero del Deportivo, y es un filial atípico. El equipo del exmeta uruguayo -que lleva a cargo del filial 25 jornadas- se ha quedado en 20 partidos con la portería a cero, por lo que basa gran parte de su fortaleza en no encajar goles. Además, mezcla jugadores sub-23 con otros con un poco más de veteranía -hay algún futbolista de 28 años- que le dan más competitividad y consistencia al equipo.

Con dos laterales muy rápidos y verticales, como lo son Blas y Diego Caballo, el Deportivo Fabril funciona bajo la manija de Edu Expósito, mediocentro creativo de 21 años en el que el Deportivo de la Coruña tiene puestas muchas esperanzas. Hay varios jugadores que este año han jugado con el primer equipo, como el portero Francis, el central One o el extremo Pinchi -que está lesionado y que difícilmente podrá estar ante el Extremadura-. El portero Francis ha sido preseleccionado para el Mundial de Rusia por Nigeria, por lo que en la ida sí podrá estar, pero su concurso en la vuelta está casi descartado. El primer asalto se jugará el domingo a las 20.00 horas. El partido de vuelta se jugará en la Ciudad Deportiva de Abegondo, ya que Riazor estará de obras para reforzar su cubierta.

Desde la lesión de Pinchi, Munúa juega con un 4-4-2 con Uxío, máximo goleador del equipo, y Luis Fernández, que es un jugador de otra categoría, pero que juega en el Fabril y por primera vez en Segunda B -tras pasar por el Deportivo de la Coruña, el Lugo, el Huesca, el Alcorcón y el UCAM Murcia- tras sufrir la temporada pasada una lesión grave. El futbolista se comenzó a recuperar en A Coruña y se ha quedado en el Fabril esta temporada. Lleva 426 minutos en liga y ha conseguido ya cinco tantos. A estos futbolistas se le suman otros con mucha calidad como Bicho o Raúl González.

Eso sí, el Extremadura va con la moral por las nubes al emparejamiento ante el filial deportivista tras las dos victorias consecutivas que lo han metido en la cuarta plaza. Dos victorias con la portería a cero que el técnico azulgrana, Juan Sabas, remarcó tras el encuentro. Si el Extremadura consigue dejar la portería a cero ante el Fabril en el Francisco de la Hera tendrá mucho camino ganado en la búsqueda de pasar a la siguiente eliminatoria.

Cabe recordar que el Extremadura podría incorporar a algún futbolista para el playoff de ascenso ya que tiene tres fichas sub-23 libres, y con la lesión de larga duración de Airam Benito quedaría libre una ficha senior.

Mérida-Coruxo

A las 19.50 horas del domingo el Mérida necesitaba dos goles para no marcharse de vacaciones con un descenso a Tercera a cuestas. A las 19.59 horas estaba celebrando histérico un playout acogido como agua de mayo. Sí, dos semanas de trabajo más. pero una bala extra para salvar una temporada catastrófica. Los de Mehdi Nafti saltarán de la final de Lucena a la final de Vigo, donde jugarán la vuelta ante el Coruxo dentro de quince días con el fin de salvar de una vez por todas la categoría. Antes, intentará inclinar la eliminatoria de su lado este domingo en el Romano.

Ambos conjuntos llegan a la eliminatoria tras firmar un guion idéntico: también el Coruxo arrancó la última jornada en descenso, también el Coruxo tuvo que ganar a domicilio al Sanse y también el Coruxo tuvo que esperar a que el Toledo se dejara puntos en su casa. Tal cual fue y de ahí que llegue a estos dos últimos partidos de la temporada tan eufóricos como el Mérida. Salvo la Llagostera, por la distancia, al Mérida le importaba poco cuál de los otros dos rivales le pudiera tocar. y de la misma manera pensaba el conjunto gallego.

El Coruxo, club de un barrio vigués que ha cumplido este año su octava temporada en la categoría de bronce, terminó el domingo el curso con 43 puntos tras 12 victorias, 7 empates y 19 derrotas, con un average de -20 goles. Su técnico es desde hace dos jornadas Jacobo Montes, el segundo esta temporada de Rafa Sáez, que llevaba cinco años al frente del equipo. Con Jacobo Montes en la dirección, el conjunto vigués ha cosechado una derrota como local en la penúltima jornada y la victoria del domingo como visitante.

Su equipo destaca principalmente del medio del campo hacia adelante, empezando por Borja Yebra y Antón de Vicente y terminando con el delantero Diego Silva, que ha celebrado 13 goles, siendo el cuarto máximo goleador del grupo I. El exserón André Österholm también ha destacado en el extremo izquierdo en esta segunda vuelta.

Su estadio es O Vao, a 589 kilómetros de distancia de Mérida y a unas seis horas por carretera, y tiene capacidad para 1.500 personas. Y como el Coruxo cuenta con un gran número de abonados, pocas entradas dispondrá la afición emeritense para apoyar a su equipo en el definitivo partido en tierras gallegas. Salvo sorpresa, no podrán apoyar al equipo de Nafti los 400 emeritenses que sí lo hicieron el domingo en Lucena.

El club comenzará a preparar el ambiente de la ida este mismo martes y la plantilla comenzará a preparar la eliminatoria a partir de mañana. «Y llegamos muy reforzados a esta nueva cita», mantiene Nafti. «No me acuerdo de la última alegría que hemos tenido. Ya valía de golpes en la cara. La alegría ha llegado en el momento idóneo. Sabemos que aún no hemos hecho nada, sólo seguir vivos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos