El Badajoz despega por coraje

Ruano, en el encuentro del Nuevo Vivero ante el Villanovense. :: j. v. arnelas/
Ruano, en el encuentro del Nuevo Vivero ante el Villanovense. :: j. v. arnelas

Ruano, autor del gol del Badajoz en Marbella, avala la necesidad blanquinegra de esforzarse al máximo para sacar rédito

Marco A. Rodríguez
MARCO A. RODRÍGUEZBadajoz

El Badajoz ya sabe que sin sacrificio no hay recompensa en Segunda B. La calidad puede aparecer o no, incluso el buen fútbol, pero la intensidad no se negocia en un plantel conocedor de sus limitaciones respecto a otros clubes más adinerados. Los blanquinegros quieren continuar con su despegue y son conscientes de que la senda a seguir es la del derroche físico. Fiel reflejo de ello es el partido de Marbella, donde los de Marrero se dejaron la vida sobre el césped. Aunque razonadas por un lance fortuito, las imágenes de Álex Rubio con una colosal brecha en la cabeza y del arquero Fernando Sánchez en la cama del hospital, son buen ejemplo de la garra empleada. Ruano, autor del tanto de la victoria, confirma que no hay otro camino que dejarse la piel en cada cita, cualidad que complementa aspectos tácticos como la presión arriba.

«Las cosas salieron muy bien desde el principio. Fue por méritos nuestros porque hicimos un desgaste físico enorme y supimos aguantar el gol, cosa que otras veces no supimos hacer, pero ahora estamos en una buena dinámica. Fue un partido muy duro, ellos son un gran equipo y nosotros tenemos una forma de jugar con mucha presión alta y mucho desgaste. La intensidad y las ganas, o como dice el míster, el corazón, eso lo tiene que poner el futbolista que fichas, te lo da el fútbol. En cuanto a la calidad, no hay Messis en esta categoría, hay mucha igualdad, y tienes que pelear e igualar la intensidad que ponga el rival para que un día gane uno y otro día otro. Ayer pude marcar un buen gol y fuimos nosotros», valora el de Usagre. Un gol que vale oro y de bella factura en una buena jugada personal por la banda diestra que finalizó con un gran disparo del visitante.

El extremo albinegro contempló ayer la clasificación y respiró aliviado. Dos victorias seguidas para salir de los puestos peligrosos e intentar dirigirse a la zona tranquila. Marrero les ha dado dos días libres y en el primero de ellos Ruano ha disfrutado de la nueva situación clasificatoria. «Cuando ganas estás contento y deseando ver la clasificación. Cuando pierdes siempre hay malas caras».

LAS FRASESRuano Extremo del Badajoz «No hay Messis en esta categoría, tienes que pelear e igualar la intensidad del rival»«No recuerdo en toda mi carrera que haya ganado tres partidos seguidos en Segunda B»

Es evidente que en el triunfo marbellí influyó lo ocurrido siete días atrás en el Nuevo Vivero, donde los pacenses se quitaron una losa de encima con su estreno triunfador. «Es muy importante tener la confianza de que podemos ganar a cualquiera. Nos hacía falta una victoria para dar confianza a todos como grupo, además de la que tiene cada jugador individualmente. Cuando no ganas en ocho jornadas a nivel mental estás jodido, pero supimos levantarnos y trabajar bien. La primera victoria ante el Córdoba fue decisiva».

A ese mal momento ya superado se añade el recuerdo de aquello que se escapó. Y al Badajoz se le ha esfumado mucho en un arranque liguero en el que nadie duda de que ha competido casi siempre. «En estos nueve partidos podríamos tener cinco puntos más, pero el dios fútbol no nos estaba dando nada y ahora nos lo está dando. Tuvimos adversidades porque en partidos como UCAM o Écija tuvimos alguna y no la metimos».

San Fernando

Los seis puntos de seis posibles pueden tener continuidad este domingo, un choque que Juan Ramón Ruano se perderá tras su extraña expulsión en la Costa del Sol pero que el menudo carrilero tiene entre ceja y ceja. «Yo siempre digo que el partido más importante es el más inmediato, pero creo que el del San Fernando marcará el devenir del Badajoz esta temporada. Nos dirá si tendremos que luchar todo el año para escapar del descenso o por otros puestos más cómodos y aspirar a algo más. Por eso yo me lo tomo como una final». El cuadro sevillano está inmerso en una remontada similar a la de su próximo adversario, con el que está igualado a 11 puntos.

La receta no será otra que el trabajo hasta la extenuación, dada la igualdad reinante en la categoría. Él lo sabe muy bien y lo explica con un ejemplo clarificador: «En toda mi trayectoria de casi 300 partidos en Segunda B no recuerdo haber ganado tres partidos seguidos, lo que significa que es muy complicado ganar». Siempre hay una primera vez.

Fotos

Vídeos