Hoy

El Córdoba B sorprende al Romano

Momento exacto en el que Marc Vito comete el penalti a Hugo Díaz que supuso el 1-0. :: J. M. ROMERO
Momento exacto en el que Marc Vito comete el penalti a Hugo Díaz que supuso el 1-0. :: J. M. ROMERO
  • A pesar de adelantarse en el marcador, una discreta segunda parte de los emeritenses corta su racha de cuatro triunfos seguidos

El Mérida cosechó ayer su segunda derrota de la temporada en el Romano ante el filial del Córdoba, a pesar de adelantarse en el marcador gracias a un tanto de penalti de Hugo Rodríguez a diez minutos del descanso. Los cordobeses le dieron la vuelta al electrónico en la segunda parte gracias al doblete de Moha Traoré y rompen así la racha de cuatro victorias consecutivas que arrastraba el equipo de Eloy Jiménez.

El técnico emeritense alineó al equipo que se le presuponía desde un principio, con la única novedad en el lateral derecho de Dani Fernández, que volvía al 'once' tres jornadas después. Y los primeros minutos de juego, con esos hombres y ese dibujo, se asemejaron mucho a los que se vieron hace quince días ante el Recreativo de Huelva. En apenas diez minutos, los emeritenses coleccionaron hasta tres acercamientos peligrosos al área de Marc Vito, por uno de los andaluces.

Primero fue un disparo de falta de Antonio Romero a las manos del guardameta; luego un mano a mano claro de Hugo Díaz que desbarató el central Fran Serrano; y más tarde un remate al primer palo de Víctor Mongil que salió lamiendo la cruceta. Todo así de seguido. Y le respondió el Córdoba B con una contra bien hilvanada que acabó con Moha Traoré fallando un mano a mano escorado ante Salcedo.

Con el pasar de los minutos, el filial del Córdoba se fue adueñando del centro del campo, pero era el Mérida el que encendía el peligro con su fútbol vertical, sobre todo cada vez que Yacine y Hugo Díaz entraban en contacto con el cuero. En una de esas acciones, a la media hora de partido, Hugo Díaz regateó al portero, que se rehizo muy bien, y por eso, en lugar de disparar a puerta, cedió atrás a Yacine, que se encontró con un defensor que desvió su remate a córner.

Hacía daño el equipo de Eloy Jiménez con el robo tras presión. En una de esas, Hugo Rodríguez se inventó desde el balcón del área un gran pase a Hugo Díaz, que fue claramente derribado por el portero del Córdoba B cuando completaba el regate para marcar a placer. La pena máxima la transformó Hugo Rodríguez para hacer lo más difícil: adelantarse en el marcador. Reaccionó bien el equipo de Luis Miguel Carrión, que antes del descanso pudo empatar, pero Salcedo primero y un defensor en la línea de gol después evitaron ese tanto.

Tras el descanso, sin embargo, apareció un partido diferente. El Córdoba B subió un escalón en su rendimiento y el Mérida lo bajó. De ahí que al potente inicio de los andaluces le sucediera el empate de Moha Traoré, que superó el mano a mano con Salcedo con una vaselina a la que no le dio tiempo a llegar a Víctor Mongil.

Bajón tras el descanso

Con el balón en su poder, los andaluces se adueñaron del tiempo de partido e hicieron sufrir al Mérida más de lo esperado, una vez visto lo que pasó en la primera parte. Lo vio Eloy Jiménez y sustituyó a Yacine (con cartulina amarilla y problemas físicos, según dijo el entrenador después del partido) por Borja, para fortalecer un centro del campo que estaba perdido. Y aunque se sacudió el dominio, el filial seguía llegando al área contraria con más peligro de lo que lo hacía el Mérida. Y por eso el técnico emeritense volvió a meterle mano al partido: sacó a Hugo Díaz del campo, también por problemas físicos, según reconoció Eloy Jiménez tras el choque, y metió en su lugar a Carlos Rodríguez. De nada le sirvió porque, un minuto después, el Córdoba B se adelantaba en el marcador. Otra vez Traoré se aprovechaba de un rechace de Salcedo en área pequeña para meter la puntera y batir al guardameta emeritense.

Con todo perdido, y seis centrocampistas al frente (con Carlos Rodríguez jugando de referencia ofensiva), el Mérida se fue con todo al ataque, pero le faltó paciencia y le sobró ansiedad. Como en toda la segunda parte hasta el 1-2, no fue capaz de generar una ocasión clara de gol que le pusiera franco el empate en ese último cuarto de hora.

Con esta derrota, el equipo baja un puesto en la clasificación pero sigue estando a cinco puntos del playoff. La próxima salida será a Mancha Real, equipo igualado con el Mérida en la zona media-alta.