Hoy

Curro pasa a ser leyenda azulgrana

Curro, en su despedida del Extremadura junto al presidente Franganillo. :: raúl peña
Curro, en su despedida del Extremadura junto al presidente Franganillo. :: raúl peña
  • El centrocampista deja el Extremadura, su casa cinco años, para volver al equipo de su natal Santa Amalia y volver a disfrutar del fútbol

almendralejo. Con la camiseta del Extremadura enfundada, rodeado por su familia, empleados del club, capitanes del equipo azulgrana, directiva y aficionados, Curro se ha despedido del Extremadura. Emocionado, el mediocentro, buque insignia del Extremadura durante las últimas cuatro temporadas, admitió que sin duda el Extremadura es el club de su vida, el que siempre va a estar en su corazón. En un acto íntimo pero acogedor, el Extremadura le ha brindado el adiós a un jugador con un golpeo espectacular, historia del club, aclamado tanto por los suyos como por los rivales.

El futbolista de Santa Amalia abandona el club azulgrana. Se va a su pueblo, ha encontrado trabajo allí y la opción es la «mejor» para su familia. Además, jugará en el club de la localidad. «Voy a ir a mi pueblo, a disfrutar, a trabajar, a jugar con la gente de mi pueblo e intentar ayudar al máximo a los chavales, que es lo que me gusta», sentencia Curro. «Empecé aquí y acabo aquí, que es lo que cualquier futbolista es lo que quiere. Está claro que es el equipo de mi vida». Por eso, Curro no duda ni un momento en admitir que el Extremadura estará con él siempre: «voy a ser un azulgrana para toda la vida». Sobre la situación actual del club, Curro cree que la directiva ha acertado con el nuevo entrenador, Juan Velasco, porque cree que va a sacar al equipo de la mala situación que atraviesa, en puestos de descenso en el Grupo IV de Segunda B.

«Sufría en el campo»

El cambio de aires ha venido propiciado por la situación de Curro durante esta temporada. «Llevaba tiempo sufriendo dentro del campo y en los entrenamientos». Así, Curro decidió volver a Santa Amalia, a disfrutar los años que le quedan de fútbol en su localidad y hacer crecer al equipo de su pueblo.

El futbolista amaliense cree que se le ha hecho «mucho daño» durante esta última campaña, «sobre todo como persona», con el anterior entrenador: «llevaba tiempo sufriendo y ya ha llegado el momento de dejarlo. Quiero jugar al fútbol para disfrutarlo y nada más».

Por su parte, el presidente del Extremadura, Manuel Franganillo, explicó cómo el club fichó al futbolista «del cintillo», cómo ha pasado a ser uno de los jugadores más importantes del equipo desde su refundación. Para Franganillo, la despedida de Curro es «uno de esos días que no quieres que nunca llegue». «Su trayectoria lo avala», señaló Franganillo, quien cree que se va uno de los futbolistas que «ha dado en Almendralejo tardes de gloria». Franganillo no se queda ahí, en la superficie, y vaticina que pocas veces verá la afición de Almendralejo un futbolista como Curro. «Han sido cinco años fantásticos. Es un jugador irrepetible».

El presidente también defendió a Curro respecto a la imagen negativa que tiene algún sector de la afición azulgrana sobre el centrocampista. Manuel Franganillo explicó que Curro es uno de los futbolistas que menos dinero han cobrado en el equipo durante las temporadas que ha estado en el Extremadura. «Por el bien de su familia ha estado trabajando a jornada completa y lo ha complementado con el fútbol; y aun así ha dado tardes de gloria». El presidente también ha querido «romper ese mito» de que Curro no se cuida. Para Franganillo, Curro ha jugado más de 170 partidos en las últimas temporadas, sin perderse los entrenamientos y a un nivel alto, por lo que cree que para que eso se haga posible, el futbolista tiene que cuidarse. Por lo tanto, la trayectoria de Curro en el Extremadura ha llegado a su fin. Un jugador irrepetible, de otra categoría. Un fuera de clase que ha dejado huella en el Extremadura y en Almendralejo.