Hoy

Yacine. :: J. M. Romero
Yacine. :: J. M. Romero

segunda b

La confianza y el 4-4-2

  • El técnico del Mérida reconoce que las claves de la mejoría de su equipo son el cambio de sistema y la fe renovada de su vestuario

Desde que llegara el domingo 9 de octubre, a Eloy Jiménez le ha salido todo perfecto excepto: el tramo final del partido ante el Atlético Sanluqueño y la primera parte del derbi en el Romero Cuerda. Y en los otros cuatro partidos, contados todos ellos por victoria, aparece una coincidencia: la alineación de dos delanteros. Ante el Extremadura, Yacine y Carlos Rodríguez (Hugo Díaz andaba sancionado); y en las tres últimas jornadas, Yacine y Hugo Díaz. «Pero las victorias también vienen propiciadas porque tenemos las ideas mucho más claras, jugamos con mucha más confianza, somos mucho más atrevidos. También es cierto que jugando sin dos delanteros nos faltaba más presencia en el área. Teníamos más control, más posesión, pero nos faltaba llegada. Todo va relacionado. Si ganas, coges confianza; y luego este sistema permite que seamos un equipo que genera muchas opciones de gol», opina Eloy Jiménez.

El próximo domingo, en Linares, tendrá que inventarse un acompañante de Hugo Díaz arriba o cambiar de sistema, porque a Yacine le tocará cumplir un partido de sanción por acumulación de amarillas. «Me he enfadado con él, la verdad. Que te saquen tarjeta por una acción del juego, vale. pero por una tangana. Él es muy caliente, va al límite, cada acción es para él una final. pero me molesta esa amarilla, porque en Linarejos nos hubiera venido muy bien».

Otra de las claves de la mejoría, tanto en resultados como en sensaciones del Mérida, está en las variaciones del marcador. Antes de Eloy Jiménez, el equipo había comenzado perdiendo seis de siete partidos, de los que no fue capaz de remontar ninguno; desde la llegada del técnico albaceteño, ha empezado ganando cinco de los seis últimos. «Por ejemplo, del Recre habíamos comentado que si se ponían por delante en el marcador nunca perdían, por eso era muy importante adelantarnos primero, porque también sabíamos que ellos bajarían. Tras el 1-0 no hemos sufrido, aunque sí que nos faltó más tranquilidad en el tramo final del partido para tomar mejores decisiones».

El Mérida afronta la semana a cuatro puntos del cuarto. «Pero no quiero mirar más allá del domingo. El mensaje es el mismo que el del primer día, porque si perdemos dos partidos nos metemos abajo otra vez».