Hoy

David Agudo celebra su gol ante el Granada B. :: J.M. Romero
David Agudo celebra su gol ante el Granada B. :: J.M. Romero

segunda b

Un punto para la esperanza ante un Granada superior

  • El Extremadura se adelanta muy pronto en el marcador, pero no consigue aguantar todo el partido el dominio del equipo visitante

El Extremadura no pudo completar su semana perfecta y certificar su mejoría con seis puntos en cinco días tras empatar en casa ante el Granada B. Uno ve el partido y piensa que el Extremadura se llevó un empate delicioso, porque los de Juan Velasco metieron su gol en el primer minuto de juego, pero se vieron superados por un rival con más calidad y más físico pero con menos gol. El Granada B fue superior al Extremadura, pero no supo reflejar en el marcador su dominio; mientras que los azulgranas mostraron su mejoría en defensa (ya no le hacen goles tan fácilmente), aunque no aguantaron todo el partido con el marcador a favor.

El partido no pudo empezar mejor para los de Almendralejo. Como pasara ante el Villanovense, David Agudo puso a los suyos por delante en el primer minuto de partido. Ante el conjunto extremeño fue de cabeza; y ante el filial granadino se inventó un disparo tremendo desde fuera del área, inalcanzable para Pol. Tras el gol, el Extremadura tuvo varios minutos de dominio, pero tras el primer cuarto de hora el Granada B se hizo con el balón, y el Extremadura comenzó a pasarlo mal.

El conjunto de Velasco se limitó a defender su resultado, y buscaba con exceso el juego directo a sus dos puntas, muy solos en ataque. Con este panorama, el equipo rival se vino arriba y comenzó a inquietar con asiduidad la meta de Saavedra. El gol del empate pudo llegar en varias ocasiones. Entrena tuvo dos oportunidades dentro del área, pero Saavedra e Ismael las desbarataron; Clifford estuvo cerca del tanto en una falta directa desde el borde del área; y Tomás pudo inaugurar el marcador de su equipo con un centro chut. Pese al acoso y las ocasiones del Granada B, el Extremadura se mantuvo en pie y consistente en todo momento, para así llegar ganando al descanso.

Tras el receso, el Granada siguió con el control del balón, aunque el Extremadura salía una y otra vez a la contra, e incluso pudo ampliar el marcador en un par de ocasiones pero los jugadores azulgranas no supieron remachar bien la jugada, bien por el buen hacer de la defensa nazarí, o bien por la precipitación local.

Con media hora por delante, el técnico visitante sacó toda su artillería ofensiva -con la entrada de Luis Suárez y Matheus-, y a partir de ahí el monólogo fue constante por parte de los visitantes. Los de Lluis Planagumá tuvieron varias ocasiones para igualar el encuentro, pero la defensa del Extremadura -muy mejorada con respecto a partidos anteriores- desbarataba una y otra vez las acometidas del rival. Aun así, en uno de los muchos centros al área, Matheus controló perfectamente el balón, se lo acomodó a su zurda y batió por bajo a Saavedra para igualar el choque y hacer justicia en el marcador. Quedaban diez minutos para finalizar el partido, pero tras el gancho de Matheus el Extremadura no reaccionó, e incluso pudo perder el encuentro en una oportunidad clara de Tomás, que falló una volea desde dentro del área cuando estaba solo ante Saavedra.

Pese al empate, el Extremadura sigue con su cambio a mejor -sobre todo en defensa- para intentar salir de los puestos de descenso, y como señaló su técnico, Juan Velasco, tras el partido, «siempre que no se puede ganar, lo mejor es no perder»; por lo que ahora los almedralejenses deben seguir trabajando de cara al próximo partido ante el San Fernando.