Hoy

segunda b

Balón de oxígeno para el Extremadura

Balón de oxígeno para el Extremadura
  • Los azulgranas abandonan el farolillo rojo del grupo gracias a su segunda victoria

El Extremadura coge aire al sumar su segunda victoria de la temporada ante un Melilla que pierde fuelle en su lucha por entrar en los puestos de ascenso en el Grupo IV. El equipo de Velasco logra recolectar tres puntos de oro que le permiten otear el futuro con algo más de optimismo. Ahora se encuentra a solo tres puntos de poder abandonar la zona de descenso.

El primer tiempo comenzó con dos equipos que tardaron en meterse en el choque. Los dos clubes abusaban de los balones largos y las imprecisiones y el juego deslavazado eran frecuentes. El primer acercamiento al área de peligro fue en el minuto 13 con un centro de Sufián que se fue envenenando y que estuvo a punto de sorprender a Saavedra.

El Melilla trataba de llevar el peso del partido manteniendo la posesión, pero le costaba mucho encontrar vías de acceso hasta la portería rival. Un disparo de Cascón se marchó ligeramente desviado. E instantes después fue Rubén Sánchez el que probó fortuna, pero no estuvo inspirado en el remate. Paradojas del destino, viendo la producción ofensiva que había mostrado hasta ese momento el Extremadura, el cuadro visitante dispuso en el minuto 40 la mejor oportunidad del primer periodo. Fue en una jugada iniciada por Agudo, éste la puso en el punto de penalti para que Willy acabara rematando a bocajarro, Dani Barrio repelió el balón como pudo evitando así el primer tanto.

Hasta el final del primer acto, el choque continuó soso, con pocas ocasiones claras debido a la gran consistencia defensiva del Extremadura y a la falta de claridad por parte de los melillenses en la zona de tres cuartos, con problemas en las transiciones entre el centro del campo y los jugadores más adelantados. Todo cambió en un segundo periodo en el que el conjunto extremeño salió con más mordiente. En el minuto 51, Javi Pérez dio el primer aviso con un lanzamiento desde fuera del área que estuvo a punto de sorprender a Dani Barrio. El propio Javi Pérez, que estaba monopolizando el fútbol de ataque de su equipo, hizo una pared con Willy, que le habilitó para quedarse prácticamente solo ante Dani Barrio, al que batió por bajo en su salida.

Con el gol en el bolsillo, los visitantes se aferraron al resultado favorable para luchar lo indecible sobre el terreno de juego, peleando cada balón y mostrándose tremendamente consistentes en defensa. Los locales no terminaron de encontrarse cómodos en ningún momento y más teniendo que afrontar los últimos quince minutos con un jugador menos debido a la expulsión de Rubén Sánchez. Cascón tuvo una buena oportunidad para haber podido poner las tablas en el marcador, pero no estuvo acertado en el remate y se esfumaron así las opciones de un equipo local, cuya producción ofensiva en la noche de ayer fue tremendamente escasa.