Hoy

Un derbi en el mejor momento posible

El serón Juanjo Serrano junto a Moscardó y Joaqui Flores en el derbi del curso pasado. :: E. DOMEQUE
El serón Juanjo Serrano junto a Moscardó y Joaqui Flores en el derbi del curso pasado. :: E. DOMEQUE
  • Las hechuras del Villanovense y la mejoría del Mérida explican el ambientazo que registrará hoy el Romero Cuerda

Villanovense y Mérida afrontan el tercer derbi de la temporada subidos a una ola. Pero una de esas potentes, rápidas y espumosas que se ven en las costas de Melbourne o Tahití. Así que no lo intenten: es casi imposible imaginar con certeza un desenlace.

Los verdes, aunque con dos empates en las últimas dos paradas, se manejan ya como un equipo con hechuras de aspirante: verlo empatar por dos veces en La Roda y tirarse a degüello a por la victoria es tan bello como delicioso escucharle maldecir lo mal que jugaron en la segunda parte del empate ante El Ejido. A veces la autoexigencia de uno impone más que dos resultados positivos. Y los emeritenses, con siete de los últimos nueve puntos en juego y el prestigio de la plantilla intacto, se desperezan y empiezan a tener hambre: ya quieren y ya saben llegar a zonas de finalización. En el último partido pisaron más el área rival que en las nueve jornadas anteriores.

Así que lógico que se vaya a agotar el papel del Romero Cuerda a lo largo del día: se espera un ambientazo para presenciar al equipo más en forma de la región ante el proyecto más ambicioso en los últimos años de la Extremadura futbolística. «Tenemos que ser el equipo que hemos sido hasta hoy, con las connotaciones que tiene el partido a nivel emocional. Pero si somos capaces de estar a ese nivel, tendremos muchas opciones de ganar», opina Manolo Sanlúcar. «Ellos son muy buenos, muy competitivos, con buenos registros en todas las líneas, pero no son mejor equipo que el mío. Con mi equipo no tengo miedo a ningún rival si competimos como lo estamos haciendo ahora», contesta Eloy Jiménez.

Y solo dos ausencias

Ambos entrenadores se han comido, pero bien, la cabeza estos últimos días. El serón para tapar el agujero del eje de su zaga: para suplir al insustituible Owona no está el sustituto Javi Sánchez. De ahí que haya ensayado a lo largo de la semana con Iván Pérez al lado de Espín, aunque no descarten tampoco a Tapia en esa función. «Por lo que se ha hablado esta semana, parece que íbamos a jugar con diez... y para nada, estamos muy tranquilos. Desde el primer día hemos trabajado cómo lo queremos hacer, con quién lo queremos hacer y no hay ningún problema», aclara Sanlúcar. El problemilla del técnico emeritense es más llevadero: tiene a todos sus hombres disponibles. Es decir, que si premia a los que tan bien lo hicieron hace seis días, se quedarán fuera (otra vez) tipos como Hugo Rodríguez, Hugo Díaz o Álex Bernal. «Soy de los entrenadores a los que les gusta calentarse la cabeza y tomar decisiones. La premisa fundamental es el trabajo diario, luego también importan el rival y las circunstancias que rodeen el partido... pero si un futbolista ha hecho un buen encuentro hay que darle continuidad y confianza», advierte Eloy Jiménez.

También se le leyó entre líneas que volverá a jugar o Pardo o Chino (previsiblemente Chino) y que no mezclará a sus dos delanteros centros natos, Yacine y Hugo Díaz: «Tenemos tres partidos en una semana y quiero frescura arriba». La idea inicial no será como la de Sanlúcar de Barrameda hace quince días, «porque en el Romero Cuerda se puede jugar, tiene buen césped»; ni como la de hace seis días frente al Extremadura, «porque jugamos a domicilio... Aunque, con los jugadores que hay, quiero que mi equipo lleve mucho la iniciativa. Pero aún hay que trabajar automatismos defensivos para que cualquier pérdida no nos penalice. Fuera de casa tenemos que cometer menos errores que en Sanlúcar, ser más contundentes».

«Desde la llegada de Eloy, el Mérida es un equipo que está tratando de hacerse fuertes en la parcela defensiva y, a partir de ahí, dar un poco de libertad a la gente de talento que tienen arriba. Están en su mejor momento», los analiza Sanlúcar. «Tienen fondo de armario y mucha velocidad por fuera. Sus mediapuntas son muy verticales y profundos. Han hecho un equipo para estar arriba», estima Eloy Jiménez.

Pasen y disfruten. Pero en paz.