Hoy

segunda b

El Romano mide dos crisis

Los jugadores del Mérida en la sala de prensa el miércoles. :: J. M. R.
Los jugadores del Mérida en la sala de prensa el miércoles. :: J. M. R.
  • Ni a Mérida ni a Real Jaén les vale otro resultado que no sea una victoria, de ahí que los emeritenses reclamen el apoyo de su grada

La crisis del Real Jaén medirá esta tarde en el Romano la crisis del Mérida... y viceversa. Los jienenses llegan con cinco empates consecutivos y una última derrota, 0-1 ante el colista La Roda, que ha incendiado toda la semana, más por la imagen del equipo que por el propio resultado. De hecho, el técnico Ramón Tejada, junto a toda su plantilla, no ha parado de recibir críticas feroces desde entonces. El Mérida, para frenar una semana que se presuponía similar, se ha sacado de la chistera a Eloy Jiménez, el sustituto en el banquillo de José Miguel Campos y nuevo responsable de sacar al equipo de lo más profundo del fango, tras tres derrotas consecutivas y una crisis de identidad considerable. O sea que sí: a ninguno le vale esta tarde ningún resultado que no sea un triunfo.

«Yo, ahora mismo, tengo buenas sensaciones. Soy muy optimista», confiesa Bernardo Plaza, el encargado de la plantilla esta semana. «Está claro que ningún partido es fácil, pero debemos saber competir en el contexto en el que estamos: aprovecharnos en los momentos buenos del partido y sufrir en los momentos malos». Porque la idea de Bernardo Plaza no ha cambiado desde la última vez que fuera el máximo responsable del equipo: cuando haya que tener el balón, «se tiene»; cuando haya que jugar al contragolpe, «se juega»; cuando haya que jugar más directo, «balones en largo»; y cuando haya que sufrir, «se defiende». «El equipo competitivo es el que sabe manejar todos los registros del juego, y sigo pensando que tenemos equipo para ello». A partir de esa idea, falta conjeturarle un 'once'.

Bernardo Plaza ha convocado a todos sus jugadores salvo Borja, que aún continúa con su problema en el ojo derecho. Es decir, que Hugo Rodríguez está recuperado de su contractura muscular (esta tarde, por cierto, tendrá el técnico que hacer un descarte). Pero poco más se sabe. Lo último de Bernardo era jugar con dos delanteros... hace tres años. «La idea la tengo clara, y puede jugar cualquiera», avisa. «Durante la semana he insistido en trabajar la competitividad del bloque y en hacerles ver que estábamos fallando en aspectos básicos del juego. En la primera reunión del martes les dije lo que pensaba del equipo y qué había que hacer para mejorar. Los jugadores, como son receptivos e inteligentes, lo han asumido rápido. El ambiente es de querer mejorar».

Muchas incógnitas en el once

¿Jugará Hugo Díaz, ante sus ex compañeros del Real Jaén, de inicio? ¿Será el único punta o jugará junto a Yacine? ¿Apostará Bernardo por Aguza en el eje de la zaga, otro que se conoce al dedillo al conjunto jienense? ¿Doble pivote o un mediocentro y dos interiores? Esas y más son las dudas en torno al equipo. «Esta es una categoría de errores, de aprovechar errores del rival, de un resultadismo extremo. Necesitamos calma, paciencia, tranquilidad, dejar que el equipo crezca. Si hay que poner un escudo delante de la plantilla, lo voy a poner yo, porque ellos son profesionales», contestó Ramón Tejada a preguntas similares en Jaén.

«Queremos un fútbol de asociarse, de combinar pases cortos con pases largos, de intentar entrar por bandas, de hacer fuertes nuestras virtudes y reducir nuestros defectos», continuó explicándose el técnico visitante, que hoy no podrá contar con el delantero Fede y el centrocampista Sergio Molina, ambos lesionados.

«Va a ser un partido de poder a poder», intuye Tejada del choque de esta tarde. «Creo que tenemos algo más de calma que ellos porque tenemos ocho puntos. Somos dos equipos que necesitamos los tres puntos. Es una plaza complicada pero todas lo son. El partido creo que está en igualdad. Los dos equipos van a salir a explotar sus posibilidades y nosotros vamos a intentar conseguir los tres puntos seguro». Una derrota dejará muy tocado a alguien. Y un empate a los dos.