Hoy

segunda b

«Solo sabemos que tenemos que ganar partidos»

Pablo Alfaro fue uno de los muchos entrenadores en paro que se acercaron el domingo al Romano. :: J.M.R.
Pablo Alfaro fue uno de los muchos entrenadores en paro que se acercaron el domingo al Romano. :: J.M.R.
  • A pesar de las decenas de ofrecimientos, el Mérida no se ha planteado el futuro de Campos, que mantiene aún la total confianza del club

MÉRIDA. «La clasificación, ahora mismo, dice que el Mérida está abajo. pero ya veréis dónde estará dentro de diez semanas. Ya os lo digo yo: arriba». Tras unos segundos de silencio valorativo, el periodista le aguanta la Mérida a Alberto Monteagudo y repregunta. «¿Pero de verdad lo cree?». «De verdad lo creo», se mantiene el entrenador del Cartagena. «Porque conozco a sus futbolistas y a su entrenador, y cuando encadenen unas cuantas victorias seguidas...».

«Yo también lo creo», persistió minutos después José Miguel Campos. «Y no vendo ninguna moto cuando lo digo. Sé que la credibilidad en nosotros está ahora mismo bajo mínimos... pero el fútbol es así: cuando encadenemos dos triunfos seguidos...». Y adjunta el técnico del Mérida el ejemplo del Valencia en Primera, que casi sin entrenador ha pasado en dos partidos de ser colista a flotar un punto por encima del descenso; o del San Fernando en el grupo IV, que recibió al Mérida hace nueve días un punto por debajo y ahora es séptimo en la tabla; o del Linares, antepenúltimo hace cuatro jornadas y a un punto del playoff ahora. «Pienso que todos estamos muy igualados y que esto va a ser muy largo. Hay que seguir creyendo que esa racha de buenos resultados llegará», sostiene Campos.

La situación del Mérida es propicia para que la grada del Romano se pueble de entrenadores en paro. Durante la semana, dueños y director deportivo no paran de recibir ofrecimientos. Conforme se acerca el partido, algunos de ellos solicitan acreditación para ir al palco. Y los que prefieren pagar la entrada y sentarse en la grada, le hacen llegar al club, ya sea directa o indirectamente, que han estado allí. Pablo Alfaro fue uno de ellos, pero no el único. Sin embargo, en los despachos del Romano nadie se ha planteado aún la destitución de Campos, que mantiene toda la confianza. De hecho, del asunto no se habla públicamente. «Nosotros solo sabemos que tenemos que ganar partidos, porque si no tendremos que hacer algo. Pero es lo que pasa en todos los equipos». «¿Pero si el domingo se pierde en Marbella...?», y rápidamente vuelve a interrumpir el director deportivo: «Aquí no hay ultimátum. Nosotros solo sabemos que tenemos que ganar partidos. Pero no hemos hablado nunca de la continuidad o no del entrenador».

Al aluvión de críticas en la noche del domingo le siguió ayer una gran cantidad de mensajes de ánimo y apoyo, de parte de algunos aficionados, que le sentó de maravilla al club. Tanto por redes sociales como personándose en el estadio. «Se agradece mucho en estos momentos. Es normal que la gente esté cabreada y disgustada, pero siempre dentro del respeto. Es cierto que en el fútbol te bloqueas, pero estamos jugando a lo que más nos gusta. Mejor motivación que esa para salir de donde estamos no veo», zanja Plaza.