Hoy

SEGUNDA B

Mismo potencial, distintos ánimos

Borja pugna por un balón con un jugador del Granada B hace quince días en el Romano. :: J. M. ROMERO
Borja pugna por un balón con un jugador del Granada B hace quince días en el Romano. :: J. M. ROMERO
  • Mérida y Cartagena confeccionaron sus plantillas para estar arriba, pero mientras los unos vuelan, los otros aspiran a salir de su crisis

MÉRIDA. Si usted, querido lector, agarra una clasificación del grupo IV... no tenga la imperiosa y urgente necesidad de encontrar un retrete. Sí, es verdad, el Cartagena tiene 12 puntos y el Mérida tan solo 4, uno es segundo y el otro es penúltimo, uno es el más goleador y el otro el que menos, uno vuela y el otro está en crisis... pero hay un cariz interesante en todo ello: el Cartagena se ha medido al Linares, Córdoba B, Mancha Real, El Ejido y La Roda. Traducción: el 'tourmalet' que soltará el Mérida el próximo fin de semana en Marbella lo recogerá el equipo de Alberto Monteagudo esta misma tarde en el Romano. «No es lo mismo empezar con los ocho equipos con los que hemos empezado nosotros... que con otros ocho», advierte, sin que quiera que ello suene a excusa, José Miguel Campos.

Así es que maticemos: el Cartagena está siendo bastante mejor que el Mérida en este arranque de temporada, sonríe muchísimo más a la hora de jugar y en convicción y fe no tienen parangón el uno con el otro... pero esa diferencia abismal en la clasificación será imperceptible cuando se pongan a jugar esta tarde: ambos poseen, en calidad y currículum, casi el mismo plantel para estar arriba. «Cuando un equipo cambia tanto, le cuesta. Pero el Mérida va a estar arriba. A lo mejor tardará un poco más, pero que la gente no se ponga nerviosa porque hay base de jugadores y nivel de futbolistas reconocidos que darán el nivel», puntea desde Cartagena Alberto Monteagudo, ese mediocampista con criterio, trabajo y juego aéreo que no subió a Primera con el Mérida de Señor por aquel maldito gol del Toledo en el último minuto de la antepenúltima jornada de Liga. Acuérdense.

Ahora dirige al Cartagena, al que cogió a mitad del curso pasado en crisis y casi lo coloca en playoff de ascenso. Monteagudo ha dotado a su equipo de juego ofensivo, pausado, de toque y posesión, de muchas superioridades en campo contrario... y a todo eso se enfrentará el Mérida esta tarde. «Le han dado continuidad al proyecto y, encima, han firmado bien. Como a Óscar Rico, que subió con el Reus el año pasado; o Arturo, que jugó con el Córdoba en Segunda. Tienen un buen potencial, pero aquí perdieron el año pasado y también cayeron con El Ejido hace dos jornadas», se autoconvence José Miguel Campos.

El 'once' del Mérida va a cambiar, «porque hay que hacerlo, en función de nuestro rendimiento y características del rival. No hay dos partidos ni dos equipos iguales», avisa el técnico emeritense. Seguirá tocando teclas, mezclando jugadores que antes eran más protagonistas que ahora y viceversa, dando alternativas a los que menos minutos han jugado en detrimento de los que están fallando... «porque el partido no es una final pero sí que es muy importante, en el que tendremos la oportunidad de borrar las cosas negativas que generamos en San Fernando. Este equipo, en condiciones normales, mentalizado, confiado, con el apoyo de la grada, cumpliendo el plan, puede ganarle a cualquier equipo de la categoría. Sabemos dónde les podemos hacer daño». Campos ha convocado a todos, excepto el lesionado Hugo.

Monteagudo, con la única baja por lesión del medio Sergio Jiménez, tiene claro que para el duelo de esta tarde quiere recuperar la seguridad defensiva del año pasado, «porque, si no encajamos gol, con el potencial que tenemos arriba vamos a ganar muchos partidos. El partido será de mucho respeto entre ambos», cree el entrenador cartagenero. Un exemeritense como Monteagudo en el Cartagena, un excartagenero como Ayoze en la zaga del Mérida, Juanma Barrero en el banquillo emeritense. y sin embargo, este Mérida no está ahora para amigos. Está para ganar como sea.