Hoy

Espín, el gran ausente para viajar a Linares

Espín está entrenando esta semana con normalidad. :: e.d.
Espín está entrenando esta semana con normalidad. :: e.d.
  • El central del Villanovense se perderá el encuentro de este domingo tras su expulsión ante el Recre y su lugar lo podría ocupar Javi Sánchez

La felicidad nunca es completa. Ni siquiera después de ganar, con cierta solvencia, al Recre en la última jornada el técnico del Villanovense, Manolo Sanlúcar, se iba del todo contento. Nada más lejos, «me voy jodido a mi casa», llegó a afirmar tras el partido. La razón de su mosqueo no era otra que la expulsión de Espín, cuando faltaban cinco minutos para el final.

Un malestar que también tiene el jugador, que lo lleva con resignación. «Pensándolo en frío, sólo hice dos faltas en todo el partido y para mí no fue amarilla, pero son decisiones que toma el árbitro en décimas de segundo y hay que asumir la sanción, ya no hay vuelta atrás», explica el murciano.

Su sanción obliga a cambiar una línea, la defensiva, que no se ha tocado en este inicio de temporada. Su puesto podría ocuparlo Javi Sánchez, acompañando a Owona en el centro de la zaga. Una pareja en la que confía Espín, «con Owona todo es más fácil, es de otra categoría, y al igual que Javi Sánchez, que es un gran central, el que entre, lo hará igual o mejor».

La semana no está siendo fácil, sabedor de que no puede entrar en los planes de Sanlúcar. Por eso, cuenta ya los días para el partido del domingo en el que será el gran ausente, si nada cambia a falta de varias sesiones de entrenamiento. Se lamenta, «porque cuando empieza la temporada, coges minutos y el cuerpo se va engrasando con la dinámica de jugar». La dinámica la pierde esta semana, pero no la ilusión con la que asegura que llega el equipo para medirse al conjunto andaluz, aunque insiste en que tienen los pies en el suelo y sólo piensan en sacar un buen resultado.

Sobre el rival de esta semana, el Linares, apunta a los buenos refuerzos que han llegado esta temporada y a su buen inicio, con siete puntos en el casillero. Además, cree que es un rival complicado en su campo, Linarejos, «donde es difícil sacar puntos». De momento, suerte dispar en los dos encuentros disputados como locales, una derrota ante el Marbella (1-2) y una victoria contra el Sanluqueño (2-0).

Por su parte, los serones llegan con el objetivo de lograr la tercera victoria consecutiva, que sería la segunda fuera de casa. «Tenemos que acostumbrarnos a ganar, no a perder, y todo lo que sea sacar un buen resultado fuera es bueno», afirma.

En esa racha, las buenas labores defensivas están ayudando. Tres goles ha encajado el Villanovense en los cinco primeros partidos y para Espín esa confianza es importante, «se paga mucho la falta de concentración y cuesta dar la vuelta al marcador». Aunque para él, no es mérito sólo de la zaga, «sino del bloque entero, tenemos que seguir así, concentrados y con intensidad, para que las alegrías sigan llegando».

El resto del equipo entrenó ayer con normalidad, excepto Owona e Iván Pérez, con algunas molestias, aunque no parece peligrar su presencia en Linares.