Hoy

segunda b

Lección del Villanovense al Recre

Jesús Rubio no quiso celebrar el gol ante su antiguo equipo. :: e. domeque
Jesús Rubio no quiso celebrar el gol ante su antiguo equipo. :: e. domeque
  • Los goles de Carlos Andújar, Jesús Rubio y Carlos Fernández dieron una merecida victoria, sólo ensombrecida por la expulsión de Espín

Nuevo 'look' en el césped del Romero Cuerda, para un mismo Villanovense, el del toque y la apuesta por tener el balón. Con esas dos armas y una gran efectividad de cara al gol, los de Manolo Sanlúcar se llevaron por delante al Recreativo de Huelva. Un rival que impone respeto sólo con escuchar el nombre, pero que ayer no amedrentó sobre el césped.

Los serones hicieron lo más difícil, abrir la lata, pasada la media hora de juego. En esos minutos previos, Carlos Andújar y Valverde comenzaban a desquiciar ya a la zaga onubense por las bandas, a las que se incorporaban como balas los laterales Iván Pérez y Candelas.

El Villanovense salió con intensidad, intentando evitar que el Recre tuviese el balón. Tanto, que el colegiado decidió bajar el ritmo a golpe de tarjeta y los verdes se cargaron en los primeros minutos con las amarillas de Iván Pérez, Curro y Espín, que acabaría expulsado en los últimos minutos.

Esa garra en defensa, se contagió a la línea de ataque, mientras que el decano sólo había conseguido intimidar en el 19 con un rechace en las botas de Iván Aguilar que rebañó Owona abajo, providencial, cuando el '9' se disponía a chutar.

Perdonó el conjunto visitante y respondió el Villanovense con un remate defectuoso de Jesús Rubio a centro de Carlos Andújar. El emeritense cambio de rol en la jugada del gol, en el 35, rematando libre de marca un buen centro de Iván Pérez desde la derecha que acabó en el fondo de la red (1-0).

Este primer tanto ya hizo desaparecer a los de Alejandro Ceballos que recibieron el 'ko' sólo cinco minutos después desde los once metros. Un disparo de Espín desde el borde del área pequeña lo interceptó Javi Cantero con la mano y Jesús Rubio fue de nuevo letal de penalti para noquear a los onubenses antes del descanso (2-0).

Tercero para sentenciar

Tras el paso por vestuarios, Ceballos buscó alternativas en el banquillo y realizó un doble cambio para dar entrada a Waldo y Diego Altamirano, pero no eran las piezas que faltaban en el puzle y no cambiaron el rumbo del partido.

Con ventaja en el marcador, los de Manolo Sanlúcar no dejaron que el Recre se sintiera vivo en ningún momento y se fueron a buscar el tercero. El que busca encuentra y ahí apareció Carlos Fernández para volver a festejar un gol en el Romero Cuerda. Contragolpe orquestado por un sensacional Jesús Rubio, ante su ex equipo, para ceder a Iván Pérez que puso su segunda asistencia de la noche con un centro potente para que Carlos Fernández fusilara a Rubén Ramos empujando el balón para ampliar la renta (3-0).

No se cumplía aún la hora de partido, todo marchaba sobre ruedas y la plácida victoria se veía reflejada en el marcador. Era el momento de dar descanso a algunos jugadores y Sanlúcar sentó a Elías, algo menos inspirado que otras veces, y dio entrada a Pajuelo. El capitán verde venía de no jugar ante la 'Balona' y salió con ímpetu al campo.

El partido entró en una dinámica tranquila, que favorecía al Villanovense, pues tenía controlado al Recre que apenas se acercó en la segunda parte a la meta de Wilfred. Con ello, dos de los protagonistas también tuvieron su merecido descanso. Iván Pérez, con algunas molestias, dejó su sitio a Álvaro González, otro ex del Recre. El lateral derecho sigue sin sustituto en su posición natural y, de nuevo, Carlos Andújar tuvo que ocupar su lugar. Además, entró Juanjo Serrano por Carlos Fernández.

Con los tres cambios ya realizados, llegó el sabor amargo a una tarde que había sido muy dulce para los locales. A falta de cinco minutos para el final, el Villanovense se acordó de una de las amarillas recibidas al inicio del choque. Una entrada innecesaria de Espín, ya amonestado, le costó la segunda amarilla y deja sin pareja en la zaga a Owona para el próximo partido.

Esa tarjeta molestó más a Sanlúcar que recibir el gol de Álex Zambrano en el 88, tras un fallo en la marca, con el partido ya decidido (3-1). Fue la única pega que se le pudo poner a un Villanovense que supo jugar su partido.