Hoy

segunda b

El Jumilla frena al Villanovense

Mustafá, frenado por un jugador visitante en la banda. :: e. d.
Mustafá, frenado por un jugador visitante en la banda. :: e. d.
  • Primera derrota de la temporada para los de Sanlúcar, sin acierto de cara al gol y fundidos por una férrea defensa visitante tras el gol

Primera jornada en blanco para el Villanovense tras su derrota ayer ante el Jumilla que, de nuevo, fue un verdugo para los serones. Partido poco vistoso y de poco entretenimiento de cara a la grada el vivido ayer en el Romero Cuerda. Y eso que el Villanovense trabajó y se desgastó sobre el verde, pero no tuvieron su tarde de cara al gol y a ello se sumó el calor y el mal estado del césped, que no favoreció el juego de ninguno de los dos equipos.

Manolo Sanlúcar volvió a apostar por el mismo once inicial de la pasada jornada, con el que pasaron por encima del Murcia, pero esta vez no funcionó. Tras una primera mitad en la que el Villanovense se gustó, pero no tuvo acierto. De nuevo, Carlos Andújar y Mustafá fueron un puñal por las bandas, pero sus centros eran frenados una y otra vez por la zaga murciana.

Las más claras las tuvo Carlos Fernández, que sigue sin ver portería, la primera a los cinco minutos tras un pase de Mustafá algo pasado. El Jumilla aguantó las embestidas de los verdes y aguardó su momento en una jugada a balón parado.

Justo antes del tiempo muerto por el calor, Perona colgó un balón en una falta desde la izquierda que remató Neftalí, quizás demasiado cómodo, haciendo inútil la estirada de Wilfred (0-1). El gol fue un golpe para los de Manolo Sanlúcar que a partir de ahí jugaron durante una hora a querer y no poder.

Los serones seguían con el control del partido y el Jumilla les dejaba hacer hasta el medio campo, bien plantados a atrás, en una tela de araña que el Villanovense no fue capaz de atravesar. Y con el gol en contra se fue el partido al descanso.

Falta de acierto

En la segunda mitad, el partido siguió en la misma línea, pero con un Villanovense cada vez con menos ideas. Con Curro amonestado y Mustafá algo desdibujado, Sanlúcar apostó por un doble cambio para dar entrada a Juanjo y a Valverde. Más mordiente arriba no se podía meter, pero tampoco ellos supieron meterle mano a un Jumilla que se defendía con todo.

Con ventaja en el marcador, los de Pichi Lucas no inquietaban a Wilfred, ya que el Villanovense estaba volcado al ataque, pero atajando bien los posibles contragolpes. Sin embargo, el esfuerzo ofensivo serón, tampoco generaba peligro en la meta de Jero, que apenas tuvo que intervenir.

Tras la salida de Mustafá, el puñal pasó a las botas de Candelas, que ganó en varias ocasiones la línea de fondo. En el 51, el lateral puso un buen balón para Jesús Rubio, que no acertó a rematar, ni tampoco Carlos Andújar en el rechace.

Ya en la recta final, los locales se fundieron en su intento por empatar el partido. Sanlúcar quemó su último cartucho con la salida de Álvaro González, por Iván Pérez, un cambio que dio un aire nuevo al ataque. Por las bandas se buscaba el centro perfecto para el remate de Carlos Fernández o Juanjo, testarazo que no llegó.

Al delantero andaluz le faltó efectividad, falló un remate de cabeza que se fue arriba tras un buen centro al área de Jesús Rubio, a falta de seis minutos para el final. Seguía el querer y no poder de los locales, que acabaron con el incombustible Owona arriba buscando el gol.

El Jumilla se encontró los tres puntos en una jugada a balón parado y sentenció al Villanovense que no brilló y eso le costó la primera derrota de la temporada.