Análisis

Un palo a tiempo para el Barça del futuro

Gerard Piqué, con gesto contrariado tras el quinto gol del Levante. /Juan Carlos Cárdenas (Efe)
Gerard Piqué, con gesto contrariado tras el quinto gol del Levante. / Juan Carlos Cárdenas (Efe)

Más doloroso que no acabar la Liga invicto por el 5-4 ante el Levante sería no aprovechar la nueva lección de cara a la planificación de la próxima temporada: el doblete no puede tapar lo de Roma

P. RÍOSBARCELONA

Parece que no tienen nada que ver porque en un partido había mucho en juego, nada más y nada menos que el pase a una semifinal de la Liga de Campeones, y en el otro sólo se competía, que no era poco, por la posibilidad de acabar una Liga completa sin perder. Puede que se evite la comparación porque en el primero estaba Messi y en el segundo no, entre otras rotaciones. Pero la verdad es que lo que pasó en Roma no está tan lejos de lo que aconteció el domingo en el Levante-Barça. Cayó el campeón 5-4 por primera vez en la Liga, dejando el récord de invicto en 43 jornadas, 36 de este curso y 7 del pasado, pero dejó la sensación de que aquel 3-0 en tierras italianas fue mucho más que un accidente. Este Barça no estaba preparado para reinar en Europa y por eso verá la final entre Real Madrid y Liverpool por la televisión.

El desgaste en este final de temporada ha sido evidente, una cuesta abajo notable con la excepción de la final de Copa, el mejor partido de la campaña (0-5 al Sevilla) en un día de orgullo herido. El descenso del ritmo no penalizó en Liga porque ya estaba encarrilada, pero el equipo ha perdido seguridad defensiva de forma alarmante: 20 goles encajados en los últimos 11 partidos oficiales cuando en los primeros 46 sólo se habían recibido 22. Decía Rakitic el otro día que en Roma aprendieron que cuando no se da el máximo en el césped, se paga. Ante el Levante, que llegó a ganar 5-1, otro ejemplo que ya sirve para la próxima temporada.

No vale buscar la excusa de que jugaron algunos de los menos habituales porque precisamente son los que tendrían que haber dado descanso al grueso de los habituales en la Copa o en algunos partidos de Liga. Y, visto lo visto, se entiende que Valverde hiciera pocos cambios porque los dos títulos habrían peligrado. Nelson Semedo es un lateral derecho más vistoso que efectivo (blando en defensa y sin toque para el pase final en ataque). Yerry Mina es un marciano en el sistema defensivo del Barça (pésima colocación y lentitud con el balón). Vermaelen sigue siendo de cristal y volvió a romperse hasta el punto de que es duda para el Mundial con Bélgica. Dembélé es irregular, algo lógico por edad. Messi los hace mejores a todos cuando juega, incluso a Iniesta, pero sin él todos son irreconocibles.

Más información

El asunto puede ser grave porque para la próxima temporada no se intuyen demasiados cambios y no es tan raro encontrarse en un partido decisivo con Messi y Busquets tocados (pasó en Roma) o con un central sancionado y otro lesionado, por ejemplo. La plantilla azulgrana, pese al doblete, ha perdido calidad y se va a quedar sin Iniesta. Si Valverde es inteligente puede convertir la derrota ante el Levante en algo positivo para el futuro inmediato. Hay tiempo de reforzarse y de liberar algunas plazas ocupadas por jugadores acomodados o poco dispuestos a reclamar su sitio en el equipo.

El Barça recurrirá el martes la sanción de Sergi Roberto

El Barcelona presentará este martes alegaciones a los cuatro partidos de suspensión a Sergi Roberto por su expulsión ante el Real Madrid y, según Josep Vives, portavoz del club, «sería de justicia» que pudiera jugar el domingo ante la Real Sociedad, en el último partido liguero.

«Se presentan mañana las alegaciones porque la tipificación no era la misma que en un caso análogo y no puede ser más grave», dijo el portavoz azulgrana. «Mañana se va a entregar ese recurso documentado de manera adecuada. Tenía que haber sido presentado el recurso el martes por la tarde, pero como se notificó el martes por la mañana, no había tiempo material de presentarlo», comentó Vives.

El portavoz azulgrana considera que sería «de justicia» que Sergi Roberto pueda jugar ante la Real Sociedad en el último partido del curso. «Se le debe tratar con justicia y equidad. Exigimos un trato justo y ojalá pueda jugar en el Camp Nou ante la Real Sociedad», insistió.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos